Begoña Rodrigo se convierte en 'Top Chef': 'Si no arriesgas, no ganas'

Top Chef ya tiene ganador. Begoña Rodrigo, jefa de cocina y propietaria del restaurante La Salita (Valencia), se ha convertido en la primera Top Chef de España al imponerse en la final del exitoso concurso. Con un menú completo en el que repasó su trayectoria en el programa, Begoña convenció al jurado, formado por Alberto Chicote, Susi Díaz y Ángel León y a los que en esta final del concurso culinario se unieron algunos de los mejores chefs de España: Joan Roca, Martín Berasategui, Eneko Atxa, Quique Dacosta, Pedro Subijana, Juan Mari Arzak y Karlos Arguiñano.

nullVER GALERÍA


La chef valenciana pasó a la final junto a Antonio Arrabal (Hotel Abba, Burgos) tras superar una prueba en la que los tres finalistas tuvieron que acabar platos comenzados por Chicote, Díaz y León, en la que quedó eliminado Miguel Cobo, del restaurante El Vallés (Burgos), que se despidió entre lágrimas, las de sus compañeros y también las de algún miembro del jurado. “Se lo merecen más que yo” dijo este antes de marcharse.

En la prueba definitiva, Begoña pudo elegir entre sus excompañeros a un ayudante y, claro, escogió a uno de sus buenos amigos Javier Estévez (El Mesón de Doña Filo, en Colmenar de Arroyo) y Antonio, cocinó con Miguel. Los mosqueteros cumplieron su deseo de llegar a la final juntos. En el menú conjugó todos los elementos que utilizó a lo largo de los programas y recogió halagos como “éste es un plato de tres estrellas Michelin”. “Improvisé, me lancé a la piscina, pero yo pienso que si no arriesgas no ganas”, explicó la ganadora, que vivió su triunfo con “mucha satisfacción” y considera “bastante justo” el veredicto del jurado.

 

VER GALERÍA



De su participación en el programa, que califica de “muy positiva”, guarda “muchos recuerdos agradables”, pero especialmente la amistad que le ha unido a los autodenominados “los tres mosqueteros”: Miguel Cobo, Antonio Arrabal y Javier Estévez. Rodrigo, que invertirá el premio en metálico en La Salita “para mejorarlo, intentar dar un salto y llegar a más clientela”, apunta que se decidió a concursar para poner su restaurante, en el que trabaja desde hace ocho años, “en el mapa gastronómico de España” y demostrar que sus platos merecen un viaje a Valencia.

 

VER GALERÍA



“Mi cocina es lo que veo: cuenta un poco mi historia, lo que yo siento, las cosas que yo he vivido, los lugares que he visitado… Busco tener mi propia identidad, un punto diferenciado, que cuando alguien coma uno de mis platos diga que es ‘muy Begoña’”, afirma la que ha sido definida por el jurado como “una cocinera de corazón”. Tras vencer, sólo quería disfrutarlo: “Fueron unas semanas tan intensas que cuando acabo todo intentamos salir a celebrarlo, salí con mis ‘mosqueteros’ (Antonio, Miguel y Javier)”. En cuanto a lo de montar un restaurante con sus amigos, explica que no se lo ha planteado. “No, seguramente haremos cosas juntos, pero cada uno tenemos proyectos diferentes, ninguno de los cuatro somos de aquí te pillo, aquí te mato, somos corredores de fondo y sentimos esta profesión con respeto, no como un medio para hacer dinero, vivimos para cocinar”. Tras el espacio, en El Almacén de Top Chef, se vivió un momento emocionante al reaparecer Antonio Canales, muy recuperado tras el accidente de tráfico que sufrió después de acabar la grabación del programa.

Alberto Chicote, quien ya ha anunciado que habrá una segunda edición de Top Chef en 2014, ha calificado de “apasionante” la experiencia de ver “cómo todos esos cocineros se enfrentaban a las pruebas como lo han hecho, en poco tiempo y con mucha presión, haciendo no sólo cosas comestibles sino buenas y teniendo que volver a arrancar cuando caes”. El televisivo cocinero, quien también prepara una nueva edición de Pesadilla en la cocina, ha subrayado, en declaraciones a Efe, que en Top Chef no se ha valorado la trayectoria profesional de cada cocinero, por la que Jesús Almagro partía como favorito, sino “lo que han hecho en cada prueba, en cada plato”, como si fueran “unas Olimpiadas o un Mundial de fútbol”.

Los doce programas de Top Chef han tenido un promedio de 2.849.000 espectadores y del 17,2% de cuota de pantalla. Este reality estadounidense, que ha ganado dos Premios Emmys y se emite en varios países, lleva diez temporadas triunfando en Estados Unidos y cinco en Francia.

Más sobre: