Hannah New es Rosalinda Fox en 'El tiempo entre costuras': 'Adriana (Ugarte) me ha enseñado mucho, siempre me inspira'

Su personaje es una buena amiga del de Adriana Ugarte en la serie que está arrasando en televisión

El tiempo entre costuras sigue conquistando semana a semana a la audiencia con nuevas tramas y personajes. Sira Quiroga se ha hecho un hueco entre la clase alta de Tetuán gracias a su talento como modista y en su vida están entrando nuevas caras que tendrán un papel importante en su historia. Una de ellas es Rosalinda Fox, interpretada por Hannah New, que será una de las mejores amigas de la protagonista y jugará un papel muy importante en su trama… que no vamos a desvelar.


¿Cómo definirías a Rosalinda, tu personaje en El tiempo entre costuras?
Rosalinda es una mujer muy independiente, determinada, inteligente, aventurera y más que nada super divertida. Nació en la India dentro de una familia influyente, al principio de su vida todo apuntaba a una vida feliz y confortable, pero todo esto cambia a raíz de una tuberculosis bovina y el posterior abandono por su marido. Sin embargo Rosalinda no deja que estos retos la amarguen. Es una mujer que tiene muchas ganas de vivir, y de vivir bien. Forma relaciones muy profundas y alegra la vida de los que le rodean. También es una persona de mucha convicción y cuando ve que hay una situación potencialmente nefasta que ella puede prevenir, arriesga todo para asegurarse de que no pase.

¿Qué fue lo que más te cautivó de ella cuando te llegaron los guiones?
Ella tenía una energía muy distinta a los otros personajes de la historia. Tenía un ritmo muy alegre, a veces urgente, pero un ritmo que reflejaba sus ganas de tomar cada oportunidad que la vida le presentase. Personalmente, yo veía una oportunidad fantástica en interpretarla porque es una mujer muy fuerte que fue muy avanzada para su época. Una mujer que va donde quiere cuando quiere, no se deja ser atada a personas o situaciones que no le hacen bien, pero tampoco es una persona egoísta. Cuando encuentra una persona que le gusta, a quien puede ayudar, se entrega totalmente.


nullVER GALERÍA


¿Cómo conoce a Sira?
Rosalinda acude al taller de Sira al oír que hay una costurera fantástica en Tetuán. Queda muy impresionada por su trabajo y cuando necesita un vestido de gala urgentemente sabe que solo ella le puede ayudar. Sira hace todo lo que puede para ayudar a Rosalinda y el resultado es espectacular. A partir de allí su amistad crece y Rosalinda nunca olvidará el favor tan grande que Sira le hizo, y cuando se entera que puede ayudar a Sira a traer a su madre mueve cielo y tierra para conseguirlo.

¿Cómo te viste con el vestuario de la serie?
El vestuario es increíble. Todas las prendas, salvo tal vez dos, son prendas originales de la época. Bina Daigeler, nuestra diseñadora de vestuario, buscaba la ropa en los grandes almacenes de vestuario en Londres y creo que encontró los mejores ejemplares de ropa de los años treinta que han sobrevivido hasta hoy. Muchas de las prendas eran muy frágiles porque al no tener materiales sintéticos las telas se degradan y cuando te las pones sientes transportada en el tiempo y de una manera te aporta una energía de la época.

¿Cómo es su relación con Juan Luis Beigbeder (Tristán Ulloa), Alto Comisario de Tetuán?
Para Rosalinda su relación con Juan Luis va más allá que ninguna otra relación que haya tenido. Desde que se conocieron en las Olimpiadas de Berlín en 1936 y ella quedó fascinada por este hombre que no tenía la imagen habitual de los militares. Cuando tienen la oportunidad de reencontrarse en Tetuán las vidas de los dos cambiaron para siempre.

 

VER GALERÍA



Él le sorprende y le inspira mucho por su inteligencia, por su capacidad de entender culturas y hablar sus idiomas, por su sentido del humor y por las pasiones por el arte y la música que comparten. Sin embargo, su amor no solo cambió sus vidas sino que también cambió la historia. Si no hubiese sido por la influencia de Rosalinda sobre Juan Luis hubiera sido inevitable que los falangistas formaran una alianza con los nazis. Como decía Winston Churchill: “La guerra hubiera seguido un sendero diferente si no hubiera sido por Rosalinda Fox”.

¿Cómo fue el rodaje en Marruecos?
Me encantó rodar en Marruecos. Es un país lleno de color, tiene paisajes impresionantes y una energía eléctrica. La historia de la región es fascinante y rodamos en muchos de los lugares reales del libro y eso nos aportaba una sensación de realismo que es difícil conseguir en un plató. Al transformar las calles a una escena de los 30 se sentía que pisabas atrás en el tiempo.

¿Cuál es tu mejor recuerdo del rodaje?
Para mí fue la secuencia en que Rosalinda y Sira conducen a Tánger en su mercedes. Rosalinda fue una gran aficionada de los coches y yo también. Me encantó conducir el coche clásico y también es un momento en que Rosalinda cuenta su historia a Sira y llegan a conectar y conocerse más. La imagen de Rosalinda y Sira conduciendo por los paisajes bonitos es muy emocionante porque es un momento que simboliza la libertad que tiene Rosalinda y la capacidad que tiene para ayudar a Sira.

¿Te leíste antes el libro que los guiones o viceversa?
Leí la mitad del libro antes de empezar de rodar porque durante el proceso de casting estaba ansiosa de saber todo lo que podía sobre el personaje. También, fui a la biblioteca nacional de Gran Bretaña y leí las memorias de Rosalinda The Grass and the Asphalt. Una vez que había leído los guiones sabía que iba a ser una adaptación muy bonita y leal al libro.

Para trabajar el personaje volví al libro y también a las memorias de Rosalinda y las tres fuentes me alimentaron al interpretar el personaje. El libro fue esencial para entender profundamente la relación entre Sira y Rosalinda y sus memorias me dieron un punto de partida para la energía de Rosalinda y su voz. Los guiones juntaron todos estos elementos para narrar la historia de forma emotiva y visualmente impresionante.

¿Pensabas que se podía parecer tanto la serie al libro?
Cuando leí el libro me di cuenta de que es una novela muy visual. Las imágenes en el libro son muy cinematográficas y por eso sabía que nuestro equipo iba a hacer un trabajo tremendo en recrear estas imágenes. El reto fue trasmitir con tanta delicadeza y con tanto detalle los matices de las relaciones entre los personajes que el libro nos da. Para mí, hacer justicia a este personaje tan bonito fue un reto un poco temeroso, pero al mismo tiempo estimulante y divertido.

 

VER GALERÍA


¿Habías estado en Marruecos antes de grabar la serie?
No, fue mi primer viaje a África.

¿Sigues en contacto con el resto de compañeros de reparto?
Sí, formamos amistades muy bonitas porque hubo un ambiente muy comprensivo durante todo el rodaje. Ya no vivo en España así que no los veo tanto como me gustaría pero cuando estamos juntos es como si nunca nos hubiéramos separado. El rodaje fue una experiencia super divertida porque siempre reíamos (especialmente con Carlos y Mari Carmen). No tuve que trabajar nada la relación entre Sira y Rosalinda porque ya estaba con Adriana. Desde que el día que la conocí sabía que íbamos a ser muy amigas. Es una persona muy cariñosa, cálida y generosa. Me ha enseñado mucho y siempre me inspira.

¿Qué te pareció el éxito del estreno de la serie con 5,5 millones de espectadores?
Estoy tan feliz que a pesar de la espera el público sigue ansioso para ver la serie. Es una prueba de que la novela capturó la imaginación del público, es una historia que la gente no puede olvidar y además el trabajo de adaptarla se ha hecho con un mucha calidad y con mucho cuidado.

¿Qué le dirías a los que se perdieron el primer episodio para que se enganchen a la serie?
La serie va marcando nuevas pautas para televisión en España. Para los que han leído el libro se puede actualizar todo lo que la gente imaginaba al leerlo y creo que gozarían de la historia tanto viéndola como leyéndola. Y para los que no han leído el libro pueden gozar de la producción como una película de 11 horas que les transporta a un tiempo y un mundo diferente.

Más sobre: