Aumenta la tensión con Bárbara en 'Top Chef', pero es Borja el expulsado

Los compañeros criticaron mucho a la chef, que estuvo en 'la cuerda floja' en el momento de la expulsión, pero el plato de Borja fue peor

Emociones desbordadas y muchos conflictos inundaron la nueva entrega de Top Chef. Los cocineros tuvieron que pasar una primera prueba a simple vista facilísima para cualquier español, aunque más bien se puede decir que era una receta con trampa. Se trataba de elaborar una tortilla española, reinventarla al estilo personal de cada uno en 40 minutos. Fácil ¿no? Sin embargo, es en estos retos aparentemente sencillos cuando se cometen fallos de novato y eso es lo que les ocurrió a Canales y Jesús Almagro. Una mala distribución del tiempo, un incorrecto uso del horno… al final ¡presentaron un plato vacío! No hubo peor castigo que los reproches que se hicieron a ellos mismos, bueno sí, el ser elegidos entre los tres peores. Error de aprendiz. A ellos se unió Bárbara, la chef con la que ninguno congenia y que recibe todas las críticas.

 

null



La creación de Javier le hizo ganar la inmunidad y también la oportunidad de elegir en qué equipo quería incluirse para la siguiente prueba. Begoña, Borja, Miguel y Bárbara, a los que se unió Javier, se enfrentaron contra Jesús, Elisabeth, Canales y Arrabal en un duelo complicado. Había que dar de comer a los niños de un campamento pero no lo que quisieran sino parejas de alimentos odiados por los más pequeños: coliflor y sesos o hígado de ternera y acelgas. Antes cada equipo elegiría al capitán del grupo contrario, una oportunidad de oro para poner la zancadilla a sus rivales. Y la aprovecharon, aunque con desigual suerte. Elisabeth se puso al frente de su grupo, elegida porque nunca habían visto sus dotes de líder y pensaban que se amilanaría ante la presión, y Bárbara fue nombrada porque se ha comprobado en otras ocasiones que su actitud desconcentra a los compañeros y provoca el caos en un equipo.


La primera demostró que es una buena líder, motivó a su equipo, demostró dotes de mando y sobre todo mantuvo la cocina a buen rendimiento, organizada, para elaborar croquetas de coliflor y pizza con sesos o con palomitas, así la bautizaron. La cocina de la segunda no funcionó tan bien, desorganización, nervios crispados… Miguel acabó perdiendo la paciencia y todos terminaron recurriendo a Begoña ante cualquier duda o problema. Chicote le preguntó a esta si era ella quien llevaba el mando, en lugar de Bárbara. Quedó de nuevo de manifiesto que la segunda no cae bien entre sus compañeros, no consideran que sepa liderar un equipo y las críticas que recibe con constantes. Ellos hicieron un primer plato con tortilla de hígado, camuflada en una cara con verduras y calamares, y una pasta con acelgas. Dos tipos de cocina para “engañar” a los pequeños comensales: unos apostaron por camuflar los sabores y otros por hacer más divertida la apariencia del plato.

En el momento de hacer balance, las miradas se volcaron en Bárbara. El equipo contrario afirmó que la habían puesto al mando para que sus compañeros fallaran y estos lo corroboraron. No quieren volver a trabajar con ella. La chef aguantó el aluvión de críticas y luego se derrumbó asegurando que prefería irse a seguir así. Fue su grupo, excepto Javier que tenía la inmunidad, el que pasó a la prueba final. Un momento divertido en el que había que reinterpretar, para convertirlo en un plato de restaurante, una de las guarrindongadas del cocinero David de Jorge. ¿Qué es eso? Pues combinaciones imposibles pero deliciosas: chorizo con chocolate y galletas chiquilín, sobrasada con membrillo y queso, tortilla de cacao… Miguel Cobo y Begoña Rodrigo hicieron unos maravillosos platos imposibles combinando sobrasada con membrillo y queso roquefort con leche condensada y bacon, respectivamente. Se salvaron con alivio.



Pero Borja y Bárbara se quedaron ante la decisión final. La segunda había escogido copiar la tortilla de chocolate pero la convirtió en un postre normal, así que no llegó a cumplir del todo la prueba, aunque desconcertó a sus compañeros que ven que, pese a sus quejas, siempre saca un buen plato, y Borja hizo una mezcla incomible. Eso le condenó. El chef cogió sus cuchillos y se despidió del concurso. “Hice una guarrada” reconoció. ¿Qué pensarán sus compañeros de que se haya quedado Bárbara? ¿Aumentará la tensión?

Más sobre: