Adriana Ugarte protagoniza la esperada serie 'El tiempo entre costuras': 'Sira es un animal valiente y sediento de amor'

El tiempo entre costuras ha sido unos de los best sellers más exitosos de los últimos tiempos y ahora da el salto al cine. La historia de Sira Quiroga llega a la pequeña pantalla el próximo lunes para deleitar a los fans de la novela de María Dueñas, en la que Adriana Ugarte comparte guión con el actor Tristán Ulloa. La joven actriz se mete en la piel de esta modista que conquistó a millones de lectores.

¿Cómo es Sira?

Sira comienza la historia siendo una niña en el barrio de la paja de Madrid, en La Latina y toda su vida, por el entorno cultural por el que se mueve, su educación, por el momento de la historia en el que está, todo apunta que va a ser una costurera, que se va a dedicar a ser modista, a tener una vida convencional, casándose con su novio de siempre, esté o no esté muy enamorada. 

 

nullVER GALERÍA



Creo que es un personaje que tiene tantas ganas de vivir y tanta inquietud por la vida que se va a lanzar a una aventura en la que el amor y la lucha por la supervivencia van a ser el centro de todas sus acciones, pero va a pasar de tener todo muy establecido a moverse casi con los ojos tapados. Para mí, Sira es un animal valiente y sediento de amor.

Además, me parece muy graciosa porque tiene un lado muy inocente y muy espontáneo, Sira tiene una intuición y una elegancia natural, pero es profundamente ignorante y es consciente de ello, no tiene ningún complejo y no lo sufre. También me gusta la pillería que tiene, es muy castiza dándole la vuelta a las cosas, que también es muy marroquí (risas).

¿Cómo fue el rodaje de El tiempo entre costuras?

Fue increíble porque poder grabar en los sitios donde de verdad transcurre la historia. Lees los guiones y piensas: “me lo imagino, lo haremos en un decorado”, pero no, de repente estás en Tánger, en Tetuán, en Lisboa y es un regalazo, estás de verdad allí. Fue un alimento genial para los sentidos.

También fue muy intenso, pero muy bonito porque es una novela con mucha información y comprimir todo en 11 capítulos y desarrollar las tramas de todos estos personajes es una labor de guión, de dirección y de todo un equipo impresionante. 

 

VER GALERÍA



¿Qué fue lo que más te atrajo de la novela?

Que todos los personajes que planteaba me parecían muy interesantes, muy profundos, y esto en la serie se mantiene. Cada uno tiene su complejidad y eso les convierte en seres humanos muy completos. También me gustó mucho el poder del amor, yo, que soy una romanticona, veo cómo a Sira el amor le descoloca y le hace abandonar su ciudad, a su madre y marcharse a ciegas con alguien para vivir. Creo que a mi personaje le duele hacer eso, pero no se arrepiente de lo que hace porque es muy valiente, además el amor le da una fuerza y una valentía que aprovecha.

¿Y qué tal se te da coser?

Muy bien (risas). No, en serio, tuve que aprender para la serie, pero me gustó mucho hacerlo, además, mi abuela era costurera.

¿Habías estado antes en Tánger?

Ya había visitado antes tanto Tánger como Tetuán porque me atraía mucho la zona, pero estar tanto tiempo como lo que duró el rodaje te da para tener otra visión mucho más profunda de la zona, para tener una idea más rica de donde estas. Además, te permite tener contacto con la gente de allí y superar el primer coche cultural para luego relajarte.

¿Te gusta hacer series de época?

Claro que sí, es que lo antiguo me enamora doblemente (risas)

¿Qué mensaje le transmitirías a los futuros espectadores de la serie?

Espero que les guste mucho El tiempo entre costuras y que les emocione tanto como la novela en la que está basada.

Más sobre: