'Top Chef 3': Hung Fai pierde la batalla disputada entre el mar y la montaña

El cocinero hongkonés no estuvo a la altura y tuvo que recoger sus cuchillos y marcharse del programa

La tercera entrega del programa Top Chef ha sido auténtica cocina fusión y no porque los concursantes innovaran con extraños ingredientes, sino porque han tenido que han tenido que combinar de la mejor manera posible los elementos del mar con los de la montaña, dejando “sin sentido” el dicho de ‘Del mar, el mero; de la tierra, el cordero’.

 

nullVER GALERÍA


Para empezar los candidatos a convertirse en el mejor cocinero de Top Chef se han desplazado hasta Valencia para ponerse a prueba fuera de las cocinas del programa. La prueba de fuego se ha desarrollado en el Mercado Central, donde los chefs han tenido que despiezar un bonito a contrarreloj para demostrar su destreza con el cuchillo y, aunque Hung Fai nos dejó boquiabiertos en el programa anterior con su habilidad para cortar todo tipo de ingredientes, en esta ocasión el hongkonés no ha estado entre los elegidos, cargando fuertemente contra Bárbara que, para sorpresa de muchos, ha despiezado el pescado tan bien como Miguel Cobo y Antonio Canales, junto a los que se disputó la inmunidad.

 

VER GALERÍA



Y con las manos metidas en harina, bueno mejor dicho en pescado, estos tres elegidos tuvieron que preparar cada uno de ellos un tartar de atún, que tuvieron que juzgar a ciegas ellos mismos. El plato de Bárbara gustó, pero el de Antonio Canales triunfó, ganando el brazalete de la inmunidad. Pero esto no había hecho más que comenzar… y la prueba grupal se convertiría en la verdadera prueba de fuego.

 

VER GALERÍA

 

Parejas imposibles, parejas despistadas y parejas, sorprendentemente, muy compaginadas… Como os podéis imaginar los concursantes trabajaron por parejas y lo hicieron en un marco incomparable, el restaurante del Oceanográfico de Valencia. Allí Ángel León, el chef del Mar, les puso a trabajar con pescados de descarte. Pescados normalmente desechados por desconocimiento del gran público, pero especialmente ricos y con los que se pueden preparar grandes platos. El jurado experto en esta ocasión estaba compuesto por los pescaderos del Mercado de Valencia, quienes tras degustar y luchar con alguna que otra espina, acabaron salvando a Bárbara y Antonio y a Jesús Almagro y Javier Estévez, pues el plato de Begoña y Borja estaba crudo, provocando inevitablemente las lágrimas de la concursante, quien se acabaría desquitando en la prueba final; el de Miguel Cobo y Elizabeth fue demasiado arriesgado y falto de sabor; y al de Hung Fai y Antonio le faltaba su principal ingrediente, los hígados de la breca, porque el japonés los había tirado por error a la basura. 

 

VER GALERÍA

 

Terminado el periplo por la costa de Valencia y ya en las cocinas de Top Chef, las tres parejas perdedoras se enfrentaron a la última oportunidad. Una guerra entre los fogones disputada entre el mar y la tierra. Los candidatos tuvieron que cocinar un pichón con mero aderezado con el ingrediente sorpresa… ¡una oreja de cerdo! que provocó que a Hung Fai se le cayera el alma a los pies, pues ya tenía su plato medio cocinado y esa oreja no tenía cabida por ningún lado, y que a Begoña se le iluminaran los ojos pues era el ingrediente graso que necesitaba. Y es que nunca llueve a gusto de todos y si no que se lo pregunten al hongkonés quien, tras cocinar un plato casi incomestible, recogió, con lágrimas en los ojos, sus cuchillos y se marchó a casa diciendo: "No reúno todas las cualidades y no estoy a la altura de Top Chef".



 

Más sobre: