Un premio de 200.000 euros: dos hermanos madrileños ganan por primera vez 'Atrapa un millón'

Se llevaron todo el dinero tras superar las ocho preguntas sin dividir la cantidad entre las opciones disponibles

Si alguna vez han visto el programa Atrapa un millón (Antena 3), habrán pensado ¿y yo cómo lo haría? ¿Lograría llegar a la final con todo el dinero? Después de dos años en pantalla, el concurso presentado por Carlos Sobera ha entregado su premio máximo, 200.000 euros, a unos hermanos madrileños, Pablo y María Ferrandis. El programa tiene una mecánica sencilla: los concursantes tienen 200.000 euros divididos en fajos de 5.000 que tienen que ir apostando en las sucesivas preguntas. Hay ocho cuestiones, cuatro con cuatro opciones, tres con tres y la última sólo con dos posibles respuestas. Los participantes tienen que ir respondiendo apostando su dinero, si lo ponen en la respuesta equivocada lo pierden y la cantidad que hayan colocado en la correcta es la que les queda para ir jugando.

 

nullVER GALERÍA



En su andadura, se ha vivido de todo. Algunos lo han perdido todo, otros han llegado con 5.000 euros a la final, unos con algo más… Pero ninguno había tenido las cosas tan claras, o tanta sangre fría según cómo se mire, como para jugarse todo el dinero a una carta. ¡Y encima ocho veces seguidas! Los nervios de María eran palpables y no dejaba de preguntar a Pablo si estaba seguro. Este la tranquilizaba: “Confía en mis intuiciones” comentó antes de acertar el nombre de una estrella (Arturo). Carlos Sobera, con su de sobra conocido humor, no podía dejar de mirarle con estupor. “Le estoy mirando a ver si es humano o extraterrestre” puntualizaba. “¿Qué verano disfrutamos en España?” fue la última cuestión a la que Pablo, sin dudar, respondió: “Boreal”. El reto estaba conseguido.

 

VER GALERÍA



“Este hombre es un kamikaze” le espetó Carlos. “Me has dejado sin sueldo este mes y quizás el próximo” le dijo el presentador antes de que se marcharan, como no podía ser menos, con una gran sonrisa en la boca. Pablo Ferrandis, este “genio” de 52 años, estudió Ciencias Matemáticas pero se dedica a la informática y tiene una empresa de externalización de servicios, mientras que su hermana María, de 48, es licenciada en Geografía e Historia y da clase de Arte en un colegio. Esta dijo que su hermano “es un hombre que lo sabe todo” y sin duda lo ha demostrado con creces. El dinero lo iban a emplear en un viaje en mejorar su calidad de vida, en pagar los estudios de los hijos…

Cada uno de los concursantes que pasan por el programa tiene diferentes objetivos y sueños que cumplir. Uno de los casos más emotivos de las últimas semanas fue el protagonizado por José García, un sacerdote que ganó 5.000 euros y los destinó a un proyecto solidario. En Onda, Castellón, ya disponen de un comedor en el que los niños sin recursos pueden desayunar antes de ir al colegio, ya que algunos sólo hacen una comida al día. “Los niños no tienen que ser víctimas de la crisis, tienen que crecer jugando, estar bien alimentados para ser felices. Tienen que crecer como niños” declaró.

Más sobre: