'MasterChef' ya tiene a sus tres finalistas: Juan Manuel, Fabián y Eva

Emoción, nervios y lágrimas fueron los protagonistas de la semifinal de ayer del programa MasterChef. Solo tres concursantes pasarían a la final y entre fogones se jugaron el estar a un paso de su sueño: convertirse en el primer MasterChef España. Sólo quedaban Juan Manuel, Fabián, Eva y José David, que intentaron dar lo mejor de sí para conquistar el paladar de los chefs Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, además de a uno de los grandes de la cocina que fue invitado a esta semifinal, en la que tenían que enfrentarse a tres pruebas y los ganadores de cada una de ellas conseguirían su pase a la gran final.

 

nullVER GALERÍA

 

Jordi Roca, repostero con tres estrellas Michelin de El Celler de Can Roca, nombrado este año mejor restaurante del mundo, fue el encargado de elegir al primer finalista, que tenía que conseguir reproducir una receta inspirada en las manzanas de feria. Se trata de una manzana en cuatro texturas: en compota, caramelizada, salteada y en espuma. Después de ver varias manzanas derretidas y nervios a flor de piel, el primer puesto fue para Juan Manuel.

 

VER GALERÍA

 

La elección del segundo finalista tuvo lugar en otro escenario. Tenían que pelear por este puesto en el Teatro Real de Madrid, donde tenían que preparar un menú para unos comensales de lujo: Lola Herrera, Víctor Ullate, Ainhoa Arteta, Cristina Hoyos, Fernando Colomo y Rafael Álvarez "El Brujo". Cada uno tenía que dar de comer a dos personas y en tres horas tenían que hacer una coca de cigala, un salmonete con guiso de patatas, una pintada asada con alcachofas y una tarta Tatín. El postre trajo a más de uno de cabeza, ya que a Eva y a José David se les quemó. En un intento por disimularlo Eva intentó poner por encima azúcar caramelizada, pero confundió el azúcar con la sal, lo que llevó a Fabián a convertirse en el segundo finalista por su trabajo y por saber mantener la calma entre fogones.

 

nullVER GALERÍA

 

Una vez de vuelta en el plató, José David y Eva se enfrentaban a su última oportunidad, esta vez ante un juez que sabe lo que es estar sometido a la presión del programa, el ganador de Masterchef de Reino Unido de 2011, Ash Mair. “MasterChef cambió mi vida de manera radical, me abrió un mundo de oportunidades y he podido trabajar en algunas de las mejores cocinas del mundo”, contaba a los cuatro finalistas, a los que también dio varios consejos. "Cocinad con el corazón y cocinad aquello en lo que creáis”, dijo.

Después llegaba la hora de la verdad y José David y Eva se enfrentaban a "la caja del jurado", donde cada uno de los chefs eligió unos ingredientes y los concursantes debían hacer con ellos un plato único y los dos eligieron como protagonista el pollo picantón. Eva hizo un picantón con salsa de cerezas y guarnición de lentejasy Juan Manuel arroz con pollo y manzana, que después tuvo que cambiar siguiendo el consejo de Jordi, quien le dijo que quitara la manzana y pusiera mejor calabacín. La suerte estaba echada y sus platos, no convencieron al jurado, que esperaba mucho más de ellos.

 

nullVER GALERÍA

 

“Hoy los nervios os han jugado una mala pasada a los dos. No habéis sido capaces de sacar un buen resultado con los ingredientes que teníais. Saber que os estabais jugando el paso a la final os ha bloqueado y los dos habéis hecho un plato demasiado básico”. Como por este plato no se les pudo juzgar, los chefs hicieron un repaso a su trayectoria por el programa y decidieron que Eva era quien tenía que mostrar sus dotes en la cocina en la final. “Creemos que por actitud y evolución, quien merece ser finalista de MasterChef es Eva”. Así se lo comunicaba Pepe Rodríguez.

 

VER GALERÍA

 

Aunque el programa todavía no ha llegado a su fin porque falta saber quién es el ganador de esta primera edición, los tres finalistas ya se han llevado un premio, que consiste en un curso de cocina en la escuela Cordon Bleu de Madrid, pero además, uno de ellos será elegido para trabajar como responsable del equipo de cocina de un famoso hotel en al Riviera Maya, en México, y otro trabajará para la cadena de restaurantes Bilbao Berría.

 

VER GALERÍA

 

La semana que viene conoceremos al ganador, después de que los tres se enfrenten al desafío más difícil del programa: cocinar para el gran Ferran Adriá. Sólo puede ganar uno.  

Más sobre: