Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo, un amor truncado por el destino

Se conocieron y enamoraron en Honduras, durante la grabación de 'Supervivientes 2011', y desde entonces no se separaron

Su historia de amor no ha tenido desgraciadamente el final esperado. Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo se dieron el “sí quiero” el 22 de junio de 2012 en Taormina y nada les hizo pensar que su felicidad se truncaría sólo unos meses después. El repentino fallecimiento del cámara, por razones que aún se desconocen, ha acabado con los deseos que después de su enlace manifestaba la propia Raquel en declaraciones a la revista Vanity Fair. “No le exijo nada a la vida, sólo le pido eso”, aseguró en referencia a sus ganas de formar una familia. Y es que la pareja estaba en su momento más dulce, a juzgar por las palabras de la presentadora sobre su marido, del que no se separaba y con el que asistía a las citas públicas a las que iba. “Es el mejor hombre de la Tierra y es mil veces mejor que yo” dijo en alguna ocasión.

 

nullVER GALERÍA

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS


El destino que ayudó a que se cruzaran, se ha entrometido ahora en un amor que comenzó en el paraíso. Se conocieron durante la grabación del programa Supervivientes en el año 2011 y las playas de Honduras fueron testigo mudo de su encuentro. Ella misma detalló en el blog que escribió desde allí que su paso por el programa supuso un antes y un después en su vida. “Nunca olvidaré todo lo vivido aquí. Hugo, subdirector de este programa, amigo y autor de muchas de estas fotos, siempre me dice ‘Supervivientes te va a cambiar la vida’. Y ahora puedo decir que es posible que tenga razón. Gracias a todos los que habéis vivido esta aventura conmigo, en Honduras y en España”. El reality Acorralados consolidó su unión y desde entonces se convirtieron en inseparables, regalando a sus seguidores instantáneas de su amor a través de las redes sociales.

Aunque siempre fue discreta con respecto a su vida privada, gritó su amor por Mario a los cuatro vientos. Sus viajes, sus momentos, sus ilusiones, su sonrisa… él la hacía feliz, se notaba en sus caras. El momento más importante de su relación fue su boda, el pasado 22 de junio en Silicia, tierra natal del Mario, de la que compartieron fotografías con sus incondicionales, esos que ahora le demuestran su inmenso cariño. Y es que son muchos los recuerdos que quedarán para siempre en el corazón y la memoria de Raquel y de los suyos. Ahora es el apoyo incondicional de la gente que la rodea el que logrará que poco a poco cure sus heridas y supere este trago inesperado que se le ha cruzado en la vida.

Más sobre: