Traicionado por los nervios, Efrén, uno de los favoritos, abandona 'MasterChef'

Era la primera vez que se enfrentaba a una eliminatoria y no logró cocinar un buen plato

Van pasando las semanas y aumenta la dificultad. Los chefs van más al detalle y buscan la perfección en los platos de sus “alumnos”, que aspiran a ser el MasterChef español. En la primera prueba, denominada de presión, en la que los dos peores aspirantes recibirían directamente un delantal negro que les mandaría a la eliminatoria, tuvieron que elaborar una Croquembouche. Este es un típico postre francés que está hecho a base de petisú (o profiteroles) rellenos de crema y pegados entre sí con caramelo formando una torre, un plato complicado incluso para un profesional. Para guiarles en su labor, les visitó Paco Torreblanca, uno de los mejores reposteros del mundo, que les indicó los pasos a seguir. “Torreblanca es un 10 en la cocina. Me encanta todo lo que hace. La finura de sus pasteles, todas sus elaboraciones. Para mí es un crack” explicó Clara, una de las aspirantes que más maña tiene con los dulces.

 

nullVER GALERÍA



Las torres se desmontaron en cuanto se sacaron los moldes pero los peores de la prueba fueron, según el jurado, Cerezo y Noé. Ellos lideraron en Burgos la prueba por equipos que consistió en elaborar un menú con morcilla, cordero y queso como ingredientes principales. La descoordinación del equipo de Noé hizo que el cordero saliera crudo y los platos tarde por lo que fueron los perdedores de la prueba, valorada por un grupo de agricultores, ganaderos y profesores y alumnos de la Escuela de Hostelería de Burgos. Cerezo, gracias a sus dotes de mando y al trabajo de su equipo, se libró de la expulsión.

 

VER GALERÍA



Y llegó el momento de enfrentarse con el temido momento de la eliminatoria. Efrén, Noé, Maribel, Clara, José Luis y Juan Manuel tenían que cocinar pasta fresca rellena con una salsa apropiada y hubo dificultades de todo tipo. Efrén se enfrentaba por primera vez a este reto y los nervios le jugaron una mala pasada. Cuando su nombre fue pronunciado para que abandonara el programa, provocó una increíble sorpresa entre sus compañeros ya que el gallego era uno de los favoritos. Fue un momento muy emotivo y sólo quiso despedirse de una persona, Clara, con la que durante el concurso congenió muy bien. Curiosamente esta con su creación llamada Ravioli invertido (pasta rellena de una crema de mantequilla y gamba roja) se libró inmediatamente de la expulsión con el mejor halago por parte de Jordi Cruz: “Tiene una acidez que es espectacular. En MasterChef buscaba algo, el plato de una buena cocinera y es el más rico que he comido aquí”. ¿Logrará mantener el nivel en el próximo programa?

Más sobre: