Pilar Rubio 'rompe' a llorar ante la marcha de uno de los triunfitos

Operación Triunfo continua sin convocar a la audiencia frente al televisor. Ni la vuelta de Nina como directora de la Academia, ni la belleza de Pilar Rubio, ni siquiera la incorporación de Ángel Llácer como miembro del jurado han logrado logran sacar a flote el reality.

A los malos datos cosechados el día de su estreno y los nada alentadores registrados la semana pasada, se suman ahora los sondeados ayer, colocando al programa como la tercera opción elegida entre los espectadores. OT consiguió un 12,7 por ciento de share o lo que es lo mismo 2,3 millones de espectadores.

Pilar RubioVER GALERÍA


Poco o nada convencieron las lágrimas de Pilar Rubio al ver marchar a uno de los concursantes, pues muchos vieron en ellas una maniobra del reality para conseguir audiencia, mientras que otros catalogaron la emoción de la presentadora como ‘humana’. Realidad o ficción, lo cierto es que Pilar ‘se derrumbó’ al leer el nombre del expulsado de la tercera gala, Charlie, y ya nada pudo hacer para controlar sus lágrimas, a las que siguieron las del resto de los triunfitos.

Ángel LlácerVER GALERÍA


La medalla de oro de la noche del domingo se la llevó la película de TVE, La isla con un 18,9 por ciento de cuota share y 3,7 millones de espectadores. Seguida de la serie de Antena 3 Los Protegidos, que para sorpresa de Telecinco, se anotó un 15,5 por ciento de share y 3,2 millones de espectadores.

Siguiendo a Operación Triunfo se coló, marcando record, El club de la comedia, que gracias al monólogo de Joaquín Reyes sentó frente a la pequeña pantalla a casi 3 millones de espectadores.

Sea como fuere, lo cierto es que esta es, sin lugar a dudas, la peor edición de OT, en lo que a datos de audiencia se refiere. O intentan relanzarla, o quizás las puertas de la Academia deban de cerrar antes de lo previsto.



Más sobre: