Jude Law y sus hijos Iris y Rudy regresan a casa tras unas vacaciones en Hawai