Brooke Shields, una llamativa mamá convertida en la mejor compañera de juegos de sus dos hijas