El Papa Francisco ha sido llamado el “Papa de la gente”, un nombre que parece irle a la perfección y que la misma Salma Hayek considera de lo más acertado. Expresando su admiración por el actual Pontífice en una entrevista para la reciente edición de la revista Latina, la actriz mexicana dijo: "¡Me encanta! Es un soplo de aire fresco. Creo que ese hombre es un rebelde. Creo que es verdaderamente el primer Papa de la gente. Me parece que está haciendo un esfuerzo para cambiar las cosas que deben ser cambiadas. No coincido con él en todo, pero tampoco estaba de acuerdo con todo lo que pensaba la Madre Teresa [de Calcuta]. ¿Y sabes qué? Era una mujer extraordinaria y un ángel. Y me enseñó un montón de cosas".

salma-hayek-admira-papa-franciscoVER GALERÍA

Jorge Mario Bergoglio siempre se mostró humilde de corazón y abierto a escuchar a los más necesitados, así se pudo ver su lado más comprensivo hacia aquellos “católicos heridos” que por alguna razón se alejaron de la Iglesia. Hace un par de días, el Papa autorizó a todos los sacerdotes a “absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón” durante el Año Santo de la Misericordia.

En una carta dirigida a monseñor Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, el Papa Francisco pensó en aquellas mujeres que “llevan en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa” y escribió: "El perdón de Dios no se le puede negar a quien esté arrepentido. Sobre todo cuando, con corazón sincero, se acerca a la confesión para reconciliarse. También por este motivo he decidido conceder a todos los sacerdotes para el Año Jubilar, no obstante cualquier cuestión contraria, la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón".

papa-franciscoVER GALERÍA

Una de las mujeres más influyentes en el plano latino, Salma Hayek ha demostrado en varias oportunidades lo interesada que está en ayudar a los más necesitados y es por eso que hablando del Papa Francisco, la artista recuerda su viaje a la India en 1996 para unirse a la gran labor de Madre Teresa de Calcuta. "Yo no lloro. Me pongo manos a la obra, pero no soy ni fría ni una blandengue. Actúo por impulsos. Había ciertas cosas que ninguno de los otros voluntarios estaban dispuestos a hacer. Yo me pasaba el día lavando a los pacientes con diarrea. Afeitaba cabezas llenas de piojos, curaba heridas de las que salían gusanos, vacunaba a los pacientes. Me convertí un poco en una especie de líder allí", expresó la actriz.

Más sobre

Regístrate para comentar