Salma Hayek lleva a México en el corazón

No importa si Salma Hayek se encuentra en Italia, vive en Londres y ha hecho su fama en Estados Unidos, hay un país que tiene grabado en la piel, su natal México. La actriz más exitosa que ha dado la tierra mexicana no se olvida de sus raíces y sin importar que su vida y éxito la hayan llevado alrededor del mundo, pequeños detalles siempre la llevan de regreso a casa. Su habilidad para adaptarse a sus diferentes destinos la han ayudado a cambiar de escenario con facilidad, pero esto no significa que olvide de donde viene.

Salma Hayek lleva a México en el corazónVER GALERÍA

Durante el partido de la selección de México Sub 20, Salma usó el pretexto para recordar su tierra y compartió una fotografía apoyando a su equipo. “¡México en el corazón! Felicidades Sub 20”, escribía junto a una imagen en la que se le veía de lo más eufórica, emocionada por la participación de su equipo en el Mundial que se está llevando a cabo en Nueva Zelanda.

De raíces árabes, Salma siempre ha potencializado su nacionalidad, incluso cuando se ha encontrado fuera de su país. “Nunca me he sentido tan mexicana como en Estados Unidos”, ha contado Salma durante la presentación de la cinta, The Prophet. “Personalmente, nunca me he sentido como una inmigrante, jamás, soy mexicana de origen libanés, latina y árabe al mismo tiempo, pero sé que mucha gente sigue viéndome como una extranjera”.

Salma Hayek lleva a México en el corazónVER GALERÍA

Y no es difícil ver las pistas que dejan ver sus raíces, más allá de su espectacular melena morena o sus grandes ojos café, en los detalles de su gusto al vestir, su personalidad cálida y su cercana relación con su madre, dan clave de la mexicanidad de la actriz. Y también tiene características típicas de su tierra, “Las mexicanas son mujeres muy fuertes”, explica al hablar de su causa por la defensa de su género.

Aunque lleva años viviendo fuera de México y es muy probable que lo siga haciendo, llena su vida de detalles que le recuerdan el lugar donde nació. Ni bien regresó del Festival Internacional de Cine de Cannes, ya se encontraba en casa comiendo unos ricos tamales preparados por su madre. Ahora, con el nacimiento de una nueva alpaca en su granja de animales rescatados, escogió el nombre perfecto con un toque muy latino, El Paco. Incluso su arte se ve fuertemente influenciado por otros grandes de su país, como se puede ver en la pintura que hizo de Frida Kahlo, pintora mexicana por quien ha mostrado una gran pasión. Fue exactamente Kahlo, quien la llevó a estar nominada a un premio Óscar. Aún lejos de casa, México parece ser el amuleto de Salma.

Salma Hayek lleva a México en el corazónVER GALERÍA

Más sobre: