El cuerpazo de Dani Rovira al descubierto

El actor, que mantiene un bonito romance con Clara Lago, oculta tras su imagen de 'yerno perfecto' una forma física de infarto

Sabíamos que arte no le faltaba, pero no sabíamos que tuviera tantos músculos. Dani Rovira se ha convertido en el actor revelación del año y viendo estas imágenes también opta a llevarse el título de ‘cuerpazo’. Dani ha presumido de forma física en su cuenta personal de Instagram compartiendo esta imagen, que ha provocado gran revuelo entre sus seguidores. “Sentirse bien, por dentro y por fuera...”, ha escrito junto a ella.


 

Sentirse bien, por dentro y por fuera...

Una foto publicada por @danirovira el Nov 11, 2014 at 2:05 PST

 


 

Pero este ‘cuerpazo’ no se consigue por arte de magia. Dani es un amante del ‘running’, el deporte de moda, y ha participado en varias maratones. Además, aceptar el reto de Jesús Calleja le hizo ponerse las pilas, ya que viajó a la ciudad de Krabi, Tailandia, para escalar un acantilado en Railay a 38 grados y con un 100% de humedad.


El ‘cuerpazo’ de Dani Rovira tiene ‘dueña’
Clara Lago y él se enamoraron perdidamente durante el rodaje de Ocho apellidos vascos, aunque tardaron varios meses en confirmar –con un beso de película en plena calle- lo que era una realidad a voces. "Hay muchísima química entre los dos. Clara me ha enseñado muchísimas cosas. Trabajar con ella te hace aprender mucho sobre la profesión. Además en el trabajo, es muy generosa", admitía el actor malagueño el pasado verano. Clara, por su parte, declaraba: "Trabajar con Dani es un gustazo. Además de ser un gran profesional, te ríes mucho con él y lo hace todo muy ameno. Es muy creativo y le pone un toque de humor muy chulo".


 

Nueve meses después del taquillazo de Ocho apellidos vascos, la pareja vuelve a trabajar junta en Ahora o nunca. Sin embargo, Clara no es la chica que ocupa el corazón de Dani en esta comedia romántica. El actor protagoniza a Álex y María Valverde, ex de Mario Casas, a Eva, una pareja que decide casarse en un pequeño pueblecito de la campiña inglesa, el lugar en el que se enamoraron hace tres años. Pero una huelga de controladores aéreos impide que el novio y los invitados se reúnan con la novia y su séquito, lo que dará lugar a un sinfín de situaciones disparatadas.


 

Entre toma y toma, Dani y Clara aprovechan para pasar tiempo juntos, Pronto volveremos a verles compartiendo pantalla, ya que, con un guion muy avanzado y toda la trama dibujada, el equipo de Ocho apellidos vascos se prepara para comenzar el próximo mes de abril el rodaje de la segunda parte de la película.

Más sobre: