Ashton Kutcher, Mila Kunis y su hija Wyatt, cita para tres, cena para dos

No tiene ni un mes de vida y precisamente por eso, sus padres no se quieren separar ni un minuto de ella. Están tan encantados con su pequeña, que Mila Kunis y Ashton Kutcher la llevan con ellos allá donde van, incluso cuando quieren disfrutar de un tiempo en pareja. Precisamente eso hicieron los actores cuando decidieron salir a cenar a un restaurante de California. La cita romántica se convirtió en cena para tres, bueno, más bien mesa para tres y cena para dos porque la niña es aún muy pequeña para apreciar la buena cocina.

Los que sí degustaron excelentes manjares fueron los actores que probaron un menú degustación de diez platos en The Gadarene Swine en Studio City. “Le dieron un abrazo al chef, parecían divertirse” comentó otro de los comensales que estuvo esa noche a la revista People. “Estaban contentos. Se reían todo el tiempo” dijo la misma fuente.

 

ashton-mila1VER GALERÍA

 

Y es que el papel de padres es el más importante y también el que más les gusta, según afirman los que les conocen. Desde que Wyatt llegó a sus vidas el pasado 30 de septiembre, estas han estado dedicadas por entero a la “reina de la casa”. El propio Ashton utiliza las redes sociales para demostrar lo encantado que está de ser papá poniendo imágenes de bebés (entre ellas estaba su hija, aunque no ha desvelado cuál era) o asegurando que se ha vuelto un “blando”.

“Ella es como una niña y será la mejor madre. Sus vidas cambiarán pero no de forma tan drástica como las de otras parejas, porque estaban muy preparados para ser padres y sabían qué responsabilidades tenían que afrontar” comentaban hace poco algunos de sus amigos.

 

ashton-mila2VER GALERÍA

 

El actor de la serie Dos hombres y medio también ha contado cómo se siente desde que es padre, en el programa de televisión de Conan O’Brien: "Es increíble. Es la cosa más grande en la Tierra". Y explicó lo afortunados que son porque sus respectivos trabajos les permiten pasar mucho tiempo con su pequeña: “Disfrutamos del lujo de tener tiempo para ella. Así que no tenemos una niñera de día ni de noche, ni ninguna de las cosas. Estamos sólo nosotros dos". Y reconoció que no se le está dando nada mal cuidar a su bebé: "Al quedarme en casa las primeras semanas he aprendido pequeños trucos para calmar al bebé. Así que me siento como si fuera el 'encantador de bebés'"  

También ha desvelado cómo eligieron el original nombre de su hija, ya que al final del embarazo no se decidían por ninguno: "Tuvimos que ponernos creativos y un día, en un partido de los Lakers, comencé a hacer listas de todo lo que veía: 'señales, camión, muro, puerta'. Ella me decía que me callara. Y yo le decía que si no aceptaba mis ideas malas, nunca aceptaría las buenas. Luego le dije: ‘Ok tengo esta idea tonta. ¿Qué tal Wyatt?’, y ella me dijo que ese sería el nombre. Le dimos el segundo nombre de Isabelle, en honor a la abuela de Mila, así que tiene algo de herencia".

Más sobre: