El tatuaje de Melanie Griffith da mucho juego: borra a Antonio y escribe Mel

A la espera de eliminarlo definitivamente, la actriz ha recurrido a su sentido del humor y ha puesto sobre el vendaje un corazón con su nombre

Cuando alguien decide tatuarse lo hace convencido de que será algo que durará para siempre, pero nada es para siempre y los tatuajes tampoco son eternos. Bueno, esto es lo que demuestra Melanie Griffith, quien ha comenzado un tratamiento para eliminar la inscripción que luce en el brazo donde se lee el nombre de Antonio encerrado en un corazón. Desde que se dio a conocer el divorcio entre la actriz y el actor Antonio Banderas, Melanie no ha dudado en enterrar su pasado definitivamente para recomenzar su vida. Igualmente, con bastante sentido del humor, estos días se ha visto a la actriz de Two Much paseando con un peto denim y una camiseta blanca que dejaba al descubierto su brazo cubierto con una gasa y una inscripción en rotulador donde se puede leer el nombre de Mel.


Melanie GriffithVER GALERÍA


Es un hecho que Griffith se encuentra totalmente decidida a borrar al actor español de su corazón y de su brazo. Hace no mucho tiempo, en una de sus últimas apariciones en público, exactamente en el Festival Internacional de Taormina, vimos el tatuaje que lleva en el brazo maquillado de tal manera que ya no se leía el nombre de su expareja. Una vez de regreso a Estados Unidos, la actriz de se dirigió hacia un centro de estética en Los Ángeles con el motivo de borrar de su piel aquel tatuaje que lució con alegría los últimos años de su matrimonio pero que ahora no quiere ver más.


Melanie GriffithVER GALERÍA


Según se supo, Griffith realizó una consulta con el Dr. Tattoff en un centro especializado en eliminar tatuajes vía láser en Beverly Hills. El motivo de su visita fue su intención de someterse a un tratamiento de decoloración de la piel. Dicho tratamiento podría tener una duración de hasta un año ya que, según comentan los especialistas, "necesitaría entre 8 y 15 sesiones de láser, que duran unos 10 minutos cada una, pero entre sesión y sesión hay que dejar pasar alrededor de seis semanas".

Esta separación fue una de las más sorpresivas de Hollywood ya que después de casi 18 años de matrimonio nadie podría haberse imaginado este final para la bella historia de amor que protagonizaron Melanie Griffith y Antonio Banderas. La última información acerca del divorcio de los artistas, fue la intención de Griffith de solicitar la custodia de las tres mascotas adoptadas junto a Banderas. De más está decir que esto se suma a la custodia de su hija Stella del Carmen, al reparto de la fortuna que tienen en común, valorada unos 50 millones de dólares, y a sus numerosas propiedades en Los Ángeles, Nueva York, Miami, Aspen y Marbella.

Más sobre: