Carrie Fisher podría compartir pantalla con su hija en la nueva película de 'Star Wars'

El director J.J. Abrams habría fichado a Billie Lourd, de 21 años, para interpretar el papel de la princesa Leia en su juventud

VER GALERÍA

La actriz Carrie Fisher, de 57 años, ha vuelto a meterse en la piel de la princesa Leia durante el rodaje del séptimo episodio de Star Wars, que se está grabando actualmente en los estudios Pinewood en Buckinghamshire, en el sureste de Inglaterra. Además de ser un momento muy especial al reencontrarse con parte del equipo de aquellos inolvidables años, como Harrison Ford (Han Solo) y Mark Hamill (Luke Skywalker), parece que el rodaje de la cinta va a tener un valor muy significativo para la actriz, ya que podría compartir pantalla con su hija, Billie Lourd, de 21 años. Al parecer, según publican varios medios como The Sun, el director J.J. Abrams habría puesto sus ojos en ella para que interpretara el papel de la princesa Leia en su juventud debido al gran parecido físico que guarda con su madre.

"Billie voló a Reino Unido para reunirse con su madre a principios de este mes", aseguró una fuente al citado diario. "Ella es una aspirante a actriz y cantante, por lo que no ha dudado en aprovechar la oportunidad", añadió. De hecho, afirma que Carrie está encantada de que alguien de su familia pueda interpretar su papel más famoso. Sin embargo, todavía no hay confirmación oficial de que se haya unido al reparto de la cinta.

VER GALERÍA

Un rodaje accidentado
A mediados del mes pasado, un comunicado de prensa de la producción de Star Wars: Episodio VII informó del accidente que sufrió Harrison Ford cuando se rompió la pierna izquierda al rodar una escena con la puerta del "Halcón Milenario". Según su representante, Ina Treciokas, el actor, de 71 años, tuvo que ser operado de su lesión y, en principio, estará dos meses de baja. “Su cirugía fue un éxito y él comenzará la rehabilitación en breve. Lo está llevando muy bien y tiene muchas ganas de volver al trabajo”. Debido a su lesión, los productores y el director, J.J. Abrams están reprogramando el calendario para retrasar todo lo posible las escenas en las que aparece el actor. Y se espera que el filme se pueda estrenar, tal y como está previsto, a finales de 2015.

Más sobre: