Madrid, última parada del 'viaje emocional' de Jeremy Irons

El actor británico aterrizó en la capital para presentar su película 'Tren de Noche a Lisboa'

Pocos artistas pueden presumir de tener los tres premios más prestigiosos del mundo de la interpretación -Oscar, Emmy y Tony-, Jeremy Irons es uno de ellos. El laureado actor británico ha llegado a España para presentar su última película Tren de noche a Lisboa. Como un auténtico lord inglés, ataviado con chaleco, foulard anudado al cuello y una amplia sonrisa, Irons, de 65 años, comparecía en un lujoso hotel madrileño para hablarnos no sólo de esta película del realizador danés Bille August, sino también de su magnífica trayectoria artística.

Jeremy IronsVER GALERÍA



El actor hizo un repaso a su carrera y entre sus películas favoritas destacó títulos como Lolita, La misión, Inseparables y La Casa de los Espíritus. "Lo que queda de una película es lo que has vivido durante el rodaje, no el resultado en general, sino el placer, el dolor, la emoción que has vivido. Me obsesiono con las historias, los personajes y el proceso de cada obra de la que formo parte. Mi vida es una serie de obsesiones". Y añadió: "Cuanto más envejezco más valoro el tiempo que paso con las personas que quiero". Irons está casado en segundas nupcias con Sinéad Cusack, con quien tiene dos hijos, Samuel, de 35 años y Max, de 28.

 

Madrid ha sido la última parada de su tour Tren de noche a Lisboa. La película narra la aventura de un profesor suizo de 57 años, que tras salvar la vida a una joven portuguesa, decide abandonar su trabajo y desplazarse a Lisboa con el fin de investigar una carta que encuentra en la chaqueta que la chica deja olvidada con dos billetes de tren en el bolsillo. El protagonista decide aprovechar esos pasajes para iniciar una nueva vida en busca de la estabilidad personal. "En esta película he tenido que contenerme muchísimo porque es un viaje emocional de mi personaje". Uno de los mayores retos para Irons ha sido "no hacer nada. A los actores nos encanta actuar, pero mi papel es muy contenido, prácticamente no tenía que hacer nada".

 

VER GALERÍA


Para Jeremy Irons viajar es un placer y le apasiona descubrir los contrastes de cada ciudad. "En cuanto llego a Madrid noto esa energía, así como en Sevilla", señaló al mismo tiempo que asegura que Barcelona está entre sus favoritas. Para él su regreso a Lisboa, una ciudad en la que rodó hace dieciocho años La Casa de los Espíritus, ha sido como volver a redescubrirla. "Esta vez me alojé en el casco antiguo y me permitió explorar esa barrio con ese encanto de lo decadente. Me encanta la personalidad portuguesa, la arquitectura, los edificios antiguos. Afortunadamente la economía portuguesa no ha permitido su renovación".  

De su participación en Los Borgia confesó que una de las cosas que más les gustó fue conocer Budapest. "Pasé 15 meses en Budapest rodando allí. Poder conocer esa ciudad y entender su historia ha sido fantástico. Además tenía una moto, lo que me permitió ir a muchos otros sitios lejos de mi ciudad, como Transilvania, Rumanía..."Además de poder llevar falda todos los días", bromeó.

Entre sus próximos proyectos está su papel del mayordomo Alfred en la película 'Batman Vs Superman' y varias películas independientes, así como su participación en una obra de teatro. "Me voy a meter en los zapatos de Michael Caine como el mayordomo Alfred, unos zapatos un poco grandes para mí", comentó el modesto actor, que pese a sus 65 años y una brillante carrera en el mundo de la interpretación, todavía tiene cuerda para rato.

Más sobre: