La sorprendente reaparición de Julie Gayet

Nadie esperaba que acudiera a la entrega de los Premios César tras la publicación de su supuesto affaire con François Hollande, pero lo hizo y eclipsó a una bellísima Scarlett Johansson, que posó de lo más feliz con su prometido, Romain Dauriac

La sorprendente reaparición de Julie Gayet VER GALERÍA
PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA FOTOGALERÍA


Apareció en el último momento y lo hizo con una amplia sonrisa. Julie Gayet acudió anoche a la gran fiesta del cine francés y, a pesar de no alzarse con el Premio César a la mejor actriz sencundaria, logró convertirse en la protagonista indiscutible de una gala en la que se dieron cita ilustres del celuloide como Quentin Tarantino, Scarlett Johansson, Roman Polanski o Bérénice Béjo.

La actriz, a quien se le atribuye un romance con François Hollande que puso fin a la relación de pareja del presidente de Francia y la que fuera la primera dama, Valérie Trierweiler, no fue finalmente recompensada por meterse en la piel de una seductora consejera diplomática en la satírica cinta Quai d'Orsay, dirigida por Bertrand Tavernier. La madre de la exprimera dama Carla Bruni y suegra del expresidente Nicolas Sarkozy, Marisa Borini, nominada por Un château en Italie, dirigida por su propia hija, Valeria Bruni Tedeschi, tampoco se alzó con el premio que, finalmente fue a parar a Adèle Haenel, de 25 años, por su trabajo en Suzanne, un drama familiar de Katell Quillévéré en el que encarna a la hermana de la protagonista, Sara Forestier. 

La sorprendente reaparición de Julie Gayet VER GALERÍA


En su primera aparición pública, Gayet, de 41 años, llegó vestida con pantalón y chaqueta negra al Teatro Châtelet, donde fue recibida por el presidente de la Academia, Alain Terzian. La actriz ha estado "desaparecida" desde el pasado enero, cuando una revista del corazón aireó su presunta relación secreta con Hollande, de 59 años. Se da la circunstancia de que la actriz decidió reaparecer en público el mismo día en el que lo hizo también Valérie Trierweiler, que acudió a medio día al desfile de prêt-à-porter de Christian Dior, en la Semana de la Moda de París. Hollande, por su parte, viajó ayer a la República Centroafricana, donde pronunció un discurso ante parte de los 2.000 uniformados galos desplegados por el país.

La sorprendente reaparición de Julie Gayet VER GALERÍA



Scarlett Johansson, feliz con su prometido
La Academia de Cine francesa premió la trayectoria de la actriz estadounidense Scarlett Johansson con un César de Honor que le fue entregado por su compatriota, el director Quentin Tarantino. La musa de Woody Allen, que la alzó como protagonista en Match Point, Scoop y Vicky Cristina Barcelona, y que acaparó la atención igualmente con Lost In Translation, de Sofia Coppola, se mostró ligeramente sorprendida ante el hecho de, a sus 29 años, llevar ya dos décadas en activo. "Es una locura que lleve ya 20 años y sin embargo tengo la sensación de que es ahora cuando empiezo a entender mi trabajo. Lo amo más que nunca. Me siento hoy humilde delante de tantas grandes personalidades. Hace falta que demuestre que lo merezco", indicó ante un público que se puso en pie cuando salió al escenario.

Scarlett Johansson, feliz con su prometidoVER GALERÍA


La actriz, muy guapa con un elegante traje de chaqueta de Christian Dior, originales zapatos y el pelo recogido en una coleta, acudió a la 39 edición de los Premios César acompañada de su prometido, el francés Romain Dauriac. La pareja, que comenzó a salir a finales de 2012, se comprometió el pasado mes de septiembre. Scarlett se casó con Ryan Reynolds en septiembre de 2008 y tras su divorcio tuvo una azarosa vida sentimental. Sean Penn, Nate Naylor, Domingo Zapata...  pero ahora su corazón tiene dueño y parece que será por mucho tiempo.

La ceremonia, broche de oro a la producción del cine francés y celebrada dos días antes de que los Oscar brillen en Hollywood, contó igualmente con breves pinceladas foráneas, como la de la actriz española Rossy de Palma, que participó en el número musical y entregó a la belga Alabama Monroe el César a mejor película extranjera. "Los filmes extranjeros nos hablan a todos. Todos somos extranjeros con un idioma común, el de la vida", indicó la actriz, que portaba un traje negro de generosas transparencias en escote y piernas.

Más sobre: