Woody Allen, en el centro de la polémica

Su nombre acapara titulares debido a las declaraciones de Dylan, la hija que adoptó con Mia Farrow

En los últimos días el nombre del director de cine Woody Allen ha estado en el punto de mira. No ha sido sólo por su éxito al frente de la cinta Blue Jasmine, que aspira a tres estatuillas en los Oscar, sino por algo que concierne a su vida personal. Dylan, hija adoptiva de Allen y Mia Farrow, escribió una carta abierta en el diario The New York Post (en el blog de Kristof) en la que hablaba por primera vez de unos acontecimientos ocurridos en el año 1992, acusando a su padre adoptivo de haber tenido entonces supuestamente un comportamiento inadecuado con ella. La hija de Allen, que ahora tiene 28 años, aseguraba en dicho escrito que no iba a guardar silencio durante más tiempo y que era hora de decir la verdad.

 

nullVER GALERÍA



El tema se remonta al año 1992, cuando el cineasta se separó de Mia Farrow. Se dijo entonces que Dylan, que entonces contaba siete años, había sufrido un supuesto comportamiento inadecuado por parte de su padre, un caso que fue investigado y en el que no se encontraron pruebas de delito, ni hubo denuncia por parte de Farrow. De hecho en aquel momento, los investigadores concluyeron, tal y como ha explicado ahora Allen, que no existió tal actitud por parte de Allen y que las afirmaciones que hizo la niña podrían haber sido causadas por el momento que estaba viviendo, convulso ya que la separación de la pareja no fue amistosa y hubo una lucha por la custodia de sus hijos -Dylan y Mosses, adoptados por ambos, y uno natural, Satchel Ronan-, o porque había sido manipulada. Woody Allen y Mia Farrow se separaron porque el director se enamoró de Soon-Yi, una de las hijas adoptivas de la actriz que tenía entonces 19 años (él tenía más de cincuenta).

Ante estas afirmaciones de Dylan, Woody Allen se ha apresurado a contestar mediante el mismo medio, una carta abierta al diario The New York Times fechada el 7 de febrero, en la que asegura que es su expareja, Mia Farrow, quien estaría tratando de desprestigiarle. Asegura Allen que su hija es una víctima de las circunstancias que rodearon su separación y del resentimiento que seguiría teniendo Mia hacia él, insistiendo en que su comportamiento con su hija Dylan fue siempre irreprochable y que en su momento no se encontraron pruebas de estas acusaciones.


VER GALERÍA


Este enfrentamiento ha puesto de nuevo al director en el punto de mira. Ya lo estuvo el pasado mes de octubre tras unas declaraciones de Mia Farrow en las que esta ponía en duda que Allen sea el padre de su hijo Ronan (fue el único hijo biológico de la pareja). En dicha entrevista, Farrow se atrevió a señalar que Frank Sinatra podría ser el verdadero padre del joven. Tampoco Ronan mantiene una relación cordial con Woody Allen, algo que demostró durante el reciente homenaje que se le rindió al cineasta en los Globo de Oro. Ronan utilizó las redes sociales para preguntarse si incluirían en dicho recorrido por la vida de Woody el capítulo del que le acusa su hermana. Un mensaje que retuiteó su madre, Mia Farrow.

Mia Farrow y Woody Allen comenzaron su relación en 1980, una historia de amor que duró doce años y terminó cuando, en 1992, Farrow encontró unas fotografías de su hija Soon-Yi en el apartamento de Allen. Esto provocó la separación en la que hubo una dura batalla por la custodia de los niños de la pareja (dos adoptivos y uno biológico). Allen y Soon-Yi se casaron en 1997 y tienen dos hijos adoptados.

Más sobre: