La familia Jolie-Pitt al completo regresa a Los Ángeles tras una larga estancia en Australia

Tan solo un par de días antes, la pareja disfrutaba de una romántica velada en dicho país donde fueron sorprendidos por un grupo de fans

Ella se encuentra rodando su segunda película como directora, en Australia, Unbroken, y él grabando su nuevo filme, Fury, en el condado de Oxfordshire, al sureste de Inglaterra, pero siempre que sus respectivas agendas laborales se lo permiten, Angelina Jolie y Brad Pitt se citan en Australia para pasar tiempo juntos y ponerse al día. En esta ocasión, la pareja de actores disfrutaron de una cena en un restaurante de Queensland, donde la actriz reunió al reparto de su nueva película y al equipo Angelina para “despedirse” de ellos y agradecerle el trabajo realizado durante los últimos meses.

 

nullVER GALERÍA



La pareja, que llegó al restaurante en el asiento de atrás de un coche con los cristales tintados, fueron sorprendidos a su llegada por un grupo de fans, que no quisieron perderse la oportunidad de ver, saludar e incluso estrechar la manos de estas dos estrellas de Hollywood. Muy sonrientes y sin soltarse de la mano, Brad y Angelina se detuvieron a saludar a sus seguidores, quienes no podían llegar a creerse que tuvieran frente a ellos a la espectacular pareja.

 

VER GALERÍA



Angelina, quien se sintió algo abrumada por los fans que les esperaban a la entrada sobre todo por las niñas que tan ilusionadas le saludaron, se calzó unas impresionantes sandalias doradas de tacón, que combinó con una sencilla, pero favorecedora vestimenta, compuesta por unos pantalones negros y una camiseta de tirantes de raso negro, que dejaba al descubierto parte de sus tatuajes. Brad Pitt, por su parte, fue conquistado por el estilo australiano y se enfundó una vestimenta de aventurero formado por unos pantalones beige, camisa blanca y unas botas de montaña.

Angelina y Brad no podían parar de reírse y parecían un par de adolescentes enamorados. Los actores llegaron en torno a las 20:30 horas de la tarde y se marcharon a medianoche, no sin antes degustar un sabroso buffet de mariscos.

 

VER GALERÍA

 

De quien no hubo ni rastro fue de su “prole”, sus seis hijos, quienes han permanecido junto a Angelina en Australia, y quien en esta ocasión debieron de quedarse en casa, mientras sus padres recuperaban el tiempo perdido. Y es que Jolie y Pitt tienen mucho que celebrar, no solo por la impresionante familia que han formado, sino por su exitosa carrera cinematográfica. De hecho, el último trabajo de Brad como actor y productor, Doce años de esclavitud, opta a nueve premios Oscar, incluidos el de mejor película y mejor director.

 De vuelta a casa

Y tras esta inolvidable velada en la que entre mucha gente Brad y Angelina lograron encontrar su intimidad, la pareja de actores ponía rumbo a casa, a Los Ángeles. Y es que ya era hora, Angelina ya ha terminado el rodaje de su segunda película como directora, Unbroken, y que le obligó a trasladarse junto a sus hijos durante varios meses a Australia, escenario elegido para los escenarios del filme y a instalar ahí temporalmente su nueva residencia, de la que iba y venía Brad, quien se encontraba trabajando en Inglaterra.

 

nullVER GALERÍA



Algo cansados por tantas horas de viaje, Pitt, Jolie y sus seis hijos, Maddox, de 12 años, Pax, de 10, Zahara, de 8, Shiloh, de 7 y los mellizos Knox y Vivienne, de 5 años se dejaban ver en el aeropuerto de Los Ángeles. Envuelta en una pasmina verde, la actriz se mostró muy sonriente, no solo por haber acabado satisfactoriamente el rodaje de su nueva película, sino también por estar de vuelta en casa.

 

VER GALERÍA



Mientras tanto Brad, con una vestimenta muy similar a la usada el día de su velada con Angelina, caminaba relajado al lado de Pax, encargado de llevar los juguetes de sus hermanas. Shiloh, por su parte, caminaba muy seria luciendo una sudadera del grupo AC/DC y luchando continuamente con su flequillo. En cuando a los mellizos, fue Angelina la encargada de llevarlos de la mano, mientras que el mayor de todos, Maddox cerraba el grupo escondido tras unas modernas gafas de sol y escuchando música.

Más sobre

Regístrate para comentar