Paul Walker deja su millonaria fortuna a su única hija, Meadow

Se ha conocido ahora el testamento del actor, que falleció en un trágico accidente de tráfico el pasado diciembre

Toda su fortuna es para su hija. La última voluntad del actor Paul Walker es que su hija de 15 años, Meadow, sea la beneficiaria de su millonaria fortuna, según indica el testamento del actor, cuyos detalles acaban de trascender. El actor habría acumulado un patrimonio personal de unos 19 millones de euros, cantidad que heredará de forma íntegra su única hija. En el documento se nombra además al padre del intérprete, Paul Sr., como el encargado de cumplir sus deseos, así que este ha presentado una petición en el juzgado para que la madre de Paul, Cheryl, sea quien obtenga la tutela de la menor y quien administre el dinero hasta la mayoría de edad de esta.

 

nullVER GALERÍA



Esto ha supuesto una sorpresa ya que, desde el trágico e inesperado fallecimiento del protagonista de Fast & furious, Meadow vive de nuevo con su madre Rebecca Soteros (meses antes del accidente, la joven se había trasladado a la mansión del actor). La vista está prevista para finales de este mes y será en ella donde se decida si se hacen realidad estas últimas voluntades. La noticia de que Meadow es la única beneficiaria de su herencia no ha sorprendido a sus allegados, dado que la adolescente era “la niña de sus ojos”.

“Cuando era pequeña me enseñaste a andar, me enseñaste a sonreir y me enseñaste a no rendirme nunca. Le amaba incluso antes de saber lo que era el amor. Era mi héroe. ¡Mi héroe REAL! ¡Siempre estará en mi corazón! Se me llenan los ojos de lágrimas al escribir esto. Te has ido, ¡pero no te olvidamos! D.E.P. papá” escribió la joven tras la muerte del actor.

 

VER GALERÍA



Paul Walker perdió la vida a comienzos de diciembre del pasado año en un accidente de coche en Valencia (California). Walker rodaba actualmente la séptima parte de Fast & Furious, la saga que le dio la fama en todo el mundo gracias a su papel de Brian O'Conner, un expolicía envuelto en carreras clandestinas de coches. “Tengo el corazón roto ahora mismo. No puedo procesar nada", afirmó en Twitter James Wan, el director de la cinta tras enterarse de la noticia.

Más sobre: