Arnold Schwarzenegger vuelve a encontrar el amor a sus 66 años

El actor fue visto de la mano de Heather Milligan, la mujer con la que se le relaciona, durante sus vacaciones en Austria

Arnold Schwarzenegger anunciaba en mayo de 2011 su separación de la que fuera su esposa, Maria Shriver. Pero el actor, de 66 años, no ha renunciado a encontrar el amor. El protagonista de Terminator parece haber recuperado la ilusión con Heather Milligan, la rubia fisioterapeuta de 38 años con quien se le relaciona desde hace meses.

 

nullVER GALERÍA

 

El actor austríaco disfrutó con Heather de una competición de esquí disputada en el Tirol, región del oeste de su país natal. Arnold y su nueva chica se sentaron en el palco de honor de la estación invernal de Kitzbühel, donde no escatimaron en tiernos y cariñosos gestos. Arnold sujetaba la mano de Heather, que lucía una radiante sonrisa junto al exgobernador de California. El actor, que declaró estar encantado de haber vuelto a su país de origen, saludó en el palco a Werner Faymann, canciller austríaco. Arnold y Heather, vestidos con apropiadas prendas invernales, regresaron al coche tras la competición sin soltarse las manos.

 

nullVER GALERÍA

 

Arnold llegó a Austria el pasado viernes para disfrutar de unas agradables vacaciones en su país con la mejor de las compañías. Los rumores de una relación entre el actor y la fisioterapeuta saltaron en septiembre al ser descubiertos besándose tras compartir una cena. Si bien son contadas las ocasiones en las que se les ha podido ver juntos, Arnold parece haber perdido el miedo a demostrar su afecto en público. 

Con Heather, el actor vuelve a sonreír tras su separación de María Shriver, a quien le unen 25 años de matrimonio y cuatro hijos en común. Arnold Schwarzenegger tiene también otro hijo fruto de una relación con su empleada del hogar, lo cual habría sido uno de los principales motivos de su ruptura con María. Parece que el actor ha decidido olvidar el pasado y dar una nueva oportunidad al amor de la mano de Heather, con quien, de momento, se le puede ver más feliz que nunca.  

Más sobre: