El romántico reencuentro de Scout Willis con su novio

La hija mediana de Bruce Willis y Demi Moore regresó a casa por Navidad

El romántico reencuentro de Scout Willis con su novioVER GALERÍA


Es lo que tiene la Navidad, que todo el mundo vuelve a casa para reencontrarse con los suyos. Este fin de semana, los aeropuertos han sido un ir y venir continuo de personas y, sobre todo, han sido el escenario de reencuentros tan románticos como el protagonizado por Scout Willis, la hija mediana de Bruce Willis y Demi Moore. La joven, que estudia en la Universidad de Brown, aterrizó en el aeropuerto de Los Ángeles y allí estaba su novio para recibirla con un apasionado beso. El rostro de Scout reflejaba una enorme felicidad. La joven, que eligió para el vuelo un 'look' de lo más cómodo, parecía estar en una nube al lado de su chico, con quien empezó a salir a principios de año. Después del reencuentro, la pareja abandonó el aeropuerto abrazada y sin dejar de mirarse.

El romántico reencuentro de Scout Willis con su novioVER GALERÍA


Scout también tiene otro motivo para ser feliz, ya que dentro de unos meses nacerá su nuevo hermanito o hermanita. Su padre, de 58 años, y su actual mujer, la diseñadora Emma Heming, de 35, esperan su segundo hijo en común. Willis y Emma se casaron en 2009 y son padres de una niña, Mabel Ray, de 20 meses. Además, Scout tiene otras dos hermanas, Tallulah, de 19 años, y Rumer, de 25.

Sin embargo, la joven también ha pasado por difíciles momentos, debido a sus problemas con la justicia. Scout, que sigue con su carrera como cantante con la banda Gus & Scout, fue acusada hace unos meses de bañarse desnuda en un lujoso hotel de Hollywood con sus amigos. Al final todo quedó en una anécdota, a diferencia de lo ocurrido en agosto de 2012, cuando fue arrestada en una estación de metro de Nueva York portando una lata abierta de cerveza. Al ser detenida por las autoridades entregó a la policía una identificación falsa, admitiendo poco después que no era ella. Scout fue acusada de suplantación criminal y de violar la ley de beber en la calle, ambos dos delitos menores.

Más sobre: