La hija de Paul Walker asiste al estreno del documental de su amigo, Justin Bieber

Se trata de la primera aparición pública de Meadow, de 15 años, tras la muerte de su padre

Meadow Walker, hija del difunto actor Paul Walker, hizo anoche su primera aparición pública tras la muerte de su padre. La joven, de 15 años, asistió al estreno de Believe, el documental sobre su amigo, Justin Bieber. Meadow no podía faltar a esta cita y llegó a la premiere en uno de los vehículos de la comitiva de Bieber y su equipo.

La hija del actor conoció al cantante durante uno de sus conciertos y desde entonces su amistad perdura. Una foto de Meadow junto a Justin Bieber ya había circulado en la red. Aunque quiso pasar desapercibida y no posó sobre la alfombra roja, sí estuvo entre los invitados a la proyección a la que acudierom Kylie Jenner, Jaden Smith, Usher y el director del filme, Christopher Meloni en los cines Regal de Los Ángeles.


Meadow WalkerVER GALERÍA



Los funerales y homenajes en memoria de Paul Walker, fallecido el 30 de noviembre en un trágico accidente automovilístico, se han sucedido durante los últimos días. Su hija asistió al último adiós a Paul Walker en la playa salvaje en Santa Mónica, situada frente a la  mansión del actor, días después de ser  enterradas sus cenizas en el cementerio de Forest Lawn. La joven acudió al memorial acompañada de algunos amigos que estuvieron cuidándola y apoyándola en todo momento.

No hubo fallo mecánico
El trágico accidente de tráfico que acabó con la vida del actor Paul Walker y su amigo, Roger Rodas, sigue dando mucho que hablar al no haberse certificado su causa. Si bien la hipótesis principal apunta al exceso de velocidad, también se ha especulado con la posibilidad de que el Porsche Carrera sufriera una grave avería o de que la vía por la que circulaba estuviera en mal estado. Un agente del departamento de policía del condado de Los Ángeles ha declarado a Hollywood Life que el accidente no se debió a un fallo mecánico. "No se ha encontrado indicio alguno de que el automóvil estuviera dañado o de que hubiera un obstáculo peligroso en la carretera". Y concretó: "Está claro que el coche iba a una velocidad superior a la permitida, porque se aprecia claramente que perdió el control justo cuando se disponía a tomar una de las peores curvas de todo el trazado".

Más sobre: