Carlos Moyá recibe un nuevo premio arropado por las dos mujeres de su vida

Rafa Nadal entregó al extenista el galardón Juan Antonio Samaranch ante la orgullosa mirada de Carolina Cerezuela y su hija Carla

Carlos Moyá recibe un nuevo premio arropado por las dos mujeres de su vida


El extenista español y capitán del equipo de la Copa Davis a partir del 1 de enero de 2014, Carlos Moyá, recibió este sábado el Premio Juan Antonio Samaranch de manos de Rafa Nadal. "Es un honor recibir este trofeo de la manos de Rafa, quien ha realizado un año 2013 increíble, especialmente atendiendo a las circuntancias a la que tuvo que hacer frente. Y espero que el 2014 todavía sea mejor para él", declaró en una gala celebrada en Mallorca ante casi un millar de asistentes.

Entre ellos, como no podía ser de otra manera, se encontraba Carolina Cerezuela. La mujer de Carlos Moyá, embarazada de su tercer hijo, aplaudió este reconocimiento, que llega en un momento excelente para la familia. Con un vestido negro y una estola de piel para protegerse del frío, la actriz y presentadora posó orgullosa al lado de su marido y de su hija Carla, muy graciosa con un 'vestidito' rosa y las uñas pintadas del mismo color.

Carlos Moyá recibe un nuevo premio arropado por las dos mujeres de su vida


Si su trabajo le trae satisfacciones, no lo hace menos su vida personal. El matrimonio espera el que será su tercer hijo, otra niña que se unirá a los juegos de Carlota y Carlos. “Estamos encantados, es bienvenida totalmente, siempre hemos querido tener familia numerosa. Para nosotros es un placer que la familia siga creciendo”, declaró hace unas semanas el extenista. Por su parte, Carolina reiteró que no descartan aumentar la familia. “Tengo 33 años y estoy embarazada de mi tercer hijo osea que tenemos tiempo de tener muchos, pero no se qué pasará", subrayó.

En esa ocasión también explicaron cómo iban a pasar las navidades -entre Palma y Madrid- y con mucha ilusión porque con los pequeños todo es más divertido. “Esto te devuelve la ilusión del árbol y los regalos. Intentas transmitirles esa ilusión y ellos a su vez te meten a ti en ese espíritu navideño. Carla ya se entera de todo y el pequeñito está hecho un terremoto que te desmonta el árbol, te quita las bolas…”, manifestó.

Más sobre: