Fallece a los 80 años la actriz Amparo Soler Leal

Su nombre formó parte de los repartos de reconocidos directores como Luis García Berlanga, Jaime Chávarri, José María Forqué, Fernando Fernán-Gómez, Pilar Miró y Pedro Almodóvar

nullVER GALERÍA


El mundo del cine y el teatro vuelve a estar de luto. La popular actriz Amparo Soler Leal falleció este viernes a los 80 años de edad en Barcelona, ciudad en la que residía esta conocida intérprete, que expresó su deseo de que no se celebrara un funeral en su memoria y que tampoco se enviasen flores a su nombre, tal y como publica en una nota la página web de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

Soler Leal, que nació en Madrid en 1933 y era hija de los también actores Milagros Leal y Salvador Soler Mari, debutó en la escena a los 13 años y se formó bajo la dirección de Luis Escobar en el Teatro María Guerrero, del que fue primera actriz hasta que formó compañía en unión con su primer marido, Adolfo Marsillach. Después obtuvo la anulación eclesiástica del matrimonio y en 1969 se casó con el productor Alfredo Matas, que fue el inicio de una fructífera relación profesional que tuvo como resultado algunas de las mejores historias de la historia del cine español.

La reconocida actriz de teatro y de cine destacó sobre todo por sus películas a las órdenes de Luis García Berlanga, con el que trabajó en Plácido (1961) y en La escopeta nacional (1978), que se completó con los títulos Patrimonio Nacional (1980) y Nacional III (1982). Asimismo, intervino en La vaquilla (1985) y Todos a la cárcel (1993).

También trabajó con otros destacados directores, como Luis Buñuel (El discreto encanto de la burguesía), José María Forqué (Las que tienen que servir), Jaime de Armiñán (El amor del capitán Brando), Fernando Fernán Gómez (Mi hija Hildegart), Pilar Miró (El crimen de Cuenca), Jaime Chávarri (El amor del capitán Brando) y Pedro Almodóvar (¿Qué he hecho yo para merecer esto?). Soler Leal obtuvo su primer gran éxito en el Teatro Nacional María Guerrero con Historias de una casa, de Joaquín Calvo Sotelo, creó su propia compañía, con la que interpretó a Chejov, y posteriormente formó el grupo Teatro Realista, con el que protagonizó obras de Pirandello, Muñiz y Sartre.

Más sobre: