Gente guapa en el Festival de Cine de Sitges

Elena Furiase, Marc Clotet, Lucía Guerrero, Ana Rujas y Carolina Bang asistieron al estreno de 'Gente en sitios'

Sitges 2013 comenzó y lo hizo con una gran expectación al recibir a como Elijah Wood y Terry Gilliam en la sesión inaugural de la 46º edición del Festival de Cine Fantástico. Durante todos estos días la ciudad ha acogido a actores y directores españoles con mucho entusiasmo.

Andrea Duro, Elena Guerrero, Elena Furiase, Marc ClotetVER GALERÍA



Ayer tuvo lugar la premiere de la película Gente en Sitios, del guionista, director y dramaturgo Juan Cavestany, que contó con la presencia de Elena Furiase, que estaba bellísima con un look de pantalón y chaqueta en color turquesa. A juzgar por su sonrisa, el amor le sienta muy bien a la hija de Lolita. La joven, está feliz junto al músico Javier Suárez, con quien lleva ya unos meses de relación. Elena coincidió en el estreno con Marc Clotet, que se mostró contento de que a su ex mujer y amiga de Elena Furiase, Ana de Armas, esté trabajando en Hollywood junto a Robert De Niro. "Genial para ella y para que la gente que de aquí sale con mucho talento puedan hace producciones internacionales".  Unax Ugalde, Najwa Nimri, Lucía Guerrero, Ana Rujas y Andrea Duro también desfilaron por la alfombra roja. Carolina Bang, acompañada de su pareja Alex de la iglesia, recién llegados de Rusia, donde presentó junto a Mario casas Las brujas de Zugarramurdi, aterrizaron en Sitges para hablar de su película y asistir al estreno de esta cinta de bajo coste, sin plan de rodaje y prácticamente sin presupuesto.


Najwa Nimri, Ana Rujas y Carolina BangVER GALERÍA




Pese a ello, Juan Cavestany se ha rodeado de grandes actores para su comedia coral: Maribel Verdú, Adriana Ugarte, Alberto San Juan, Antonio de la Torre, Santiago Segura, Coque Malla y Ernesto Alterio, entre otros. Parte del elenco, Tristán Ulloa, Carlos Areces y Najwa Nimri, quisieron apoyar con su presencia al cineasta en Sitges de este relato que mezcla la comedia, drama,  terror y surrealismo y refleja el panorama y el espíritu en el que vivimos hoy en día los españoles. En la cinta se van enlazando pequeñas historias, empieza con una pareja entrando en un restaurante y un camarero que, de forma compulsiva, no para de escribir, una vez empieza a tomar nota de lo que quieren estos clientes. Este arranque desconcertante, mezclado con un particular sentido del humor, se mantiene a lo largo del filme.

Más sobre: