Eva Longoria y Axelle Francine, pasado y presente de Tony Parker, a examen

La prometida del jugador de baloncesto guarda cierto parecido y estilo con la actriz de 'Mujeres desesperadas'

Ha llovido mucho ya desde el escándalo protagonizado por Tony Parker, que puso en juego su matrimonio con Eva Longoria hasta tal punto que la pareja terminó divorciándose. Ahora ambos son felices por separado. Mientras Eva Longoria ha tratado de buscar la estabilidad sentimental sin hallarla con Eduardo Cruz o Ernesto Arguello, Tony Parker lo ha logrado junto a Axelle Francine, una periodista francesa que guarda cierto parecido con la actriz de Mujeres desesperadas. A grandes rasgos hay algo en ella que recuerda a la actriz. Tal vez, su pelo moreno, su estatura, ojos marrones o su tez bronceada hacen que exista cierta similitud entre ambas.

Eva Longoria y Axelle FrancineVER GALERÍA


Axelle es una periodista francesa, de  la misma edad que Tony, 31 años, que vivía en Nueva York cuando conoció a Parker. Pronto trasladó su residencia a la mansión que posee el deportista en San Antonio, dispuesta a seguir a su novio allá donde sus compromisos le llevaran. En cambio, Eva Longoria, de 38 años, siete años mayor que el jugador, era una actriz inmersa en la exitosa serie de Mujeres desesperadas, cuyo trabajo le mantenía a kilómetros de distancia de su entonces marido. Ella vivía en Los Ángeles y él en San Antonio. Tal y como lo calificó, Tony Parker la distancia era difícil de llevar: "Amarse era un reto".

Eva Longoria y Axelle FrancineVER GALERÍA



Superada su ruptura matrimonial. Parker comenzó su relación con Axelle a principios de 2012. Durante el tiempo que dura su noviazgo han paseado su amor por diferentes ciudades del mundo. Y desde el pasado verano, tal y como el mismo confirmó, están comprometidos. Parker, que acaba de ser elegido mejor jugador del torneo Eurobasket, continúa celebrando el título de campeón de la selección francesa por la Ciudad del Sena. Juntos acudieron anoche a la 8º edición de la gala benéfica Par Coeur, en París. A juzgar por los besos, caricias y miradas embelesadas, dieron muestras de estar muy enamorados.

Más sobre: