Saltos, baile, parejas y alguna sorpresa en los premios Emmy, la gran noche de la tele

Se consideran los premios Oscar de la pequeña pantalla, cada año levantan una gran expectación y reúnen a las grandes estrellas de la televisión estadounidense. Anoche tuvo lugar la 65ª edición de los premios Emmy y, aunque las series favoritas se coronaron como ganadoras, también hubo muchas sorpresas y actuaciones para el recuerdo. Con el actor Neil Patrick Harris como presentador y el teatro Nokia de Los Ángeles como escenario, las series Modern Family, Breaking Bad y Behind The Candelabra, que partían como favoritas en todas las quinielas fueron las grandes vencedoras como mejor comedia, drama y miniserie.

 

nullVER GALERÍA

 

Behind The Candelabra fue la vencedora absoluta en número de galardones este año tras sumar tres a los ocho técnicos que ya había logrado en otra gala el fin de semana pasado. Además de ser el mejor largometraje televisivo, esta producción de HBO le ha servido a Michael Douglas y a Steven Soderbergh para hacerse con los primeros Emmy de sus carreras. Douglas como mejor actor en miniseries o telefilme y Soderbergh como director en esa misma categoría.

 

nullVER GALERÍA

 

En su discurso, Michael ha dedicado este premio a su mujer, Catherine Zeta-Jones, y a su hijo Cameron, que se encuentra en prisión en régimen de aislamiento. “Mi hijo ha pasado casi dos años en régimen de aislamiento y en este momento, hace dos años que no le veo. Estoy cuestionando el sistema. Obviamente, en principio estaba decepcionado con mi hijo, pero he llegado a un punto en el que estoy muy decepcionado con el sistema”.

No fueron los únicos poseedores de Oscar que se estrenaron en los Emmy, ya que también David Fincher consiguió el galardón de mejor realizador de serie dramática por House of Cards, que pasará a la historia como el primer premio de la Academia de la Televisión de EE.UU. para una producción emitida en internet.

Las series Modern Family, Veep, Breaking Bad y Homeland mantuvieron esta noche un interesante pulso por ver cuál se imponía como mejor comedia y mejor drama, una balanza que cayó del lado de Modern Family y Breaking Bad, respectivamente, tal y como adelantaban los pronósticos aunque su triunfo fue agridulce, ya que la serie llega esta temporada a su fin. 

Una de las grandes sorpresas de la gala fue el triunfo de Jeff Daniels como mejor actor dramático por The Newsroom cuando todo hacía presagiar que Bryan Cranston iba a ganar su cuarto Emmy como protagonista de Breaking Bad. Más abierta estaba la disputa por el premio de mejor actor en comedia que finalmente se llevó Jim Parsons por The Big Bang Theory, el segundo Emmy de su carrera.

 

nullVER GALERÍA

 

Donde se cumplieron los pronósticos fue en las categorías principales de interpretación femenina donde Claire Danes repitió su éxito de 2012 como mejor actriz de drama por Homeland y Julia Louis-Dreyfus se alzó con el Emmy equivalente en comedia por Veep. Laura Linney, por su parte, fue la mejor actriz en una miniserie por The Big C: Hereafter. Sin embargo, ni Morena Baccarin y Sofía Vergara, que estuvo acompañada por su prometido Nick Loeb, pudieron llevarse a casa la estatuilla a la que estaban nominadas. Para Vergara se trataba de su cuarta candidatura consecutiva a un galardón que aún se le resiste. Merritt Wever, de Nurse Jackie, se impuso a Vergara y Anna Gunn, de Breaking Bad, ganó en la categoría de Baccarin, mientras que los mejores actores secundarios del año fueron Tony Hale, de Veep, en comedia y Bobby Cannavale, de Boardwalk Empire, en drama. 

 

nullVER GALERÍA

 

El recuerdo y las emociones llegaron con el tributo a los actores fallecidos en el último año Cory Monteith, Jean Stapleton, Jonathan Winters, Gary David Goldberg y James Gandolfini, mientras que la alegría en su máxima expresión llegó de la mano de Derek Hough, que se llevó un premio por sus coreografías en Dancing with the Stars y lo celebró dando saltos de alegría.

nullVER GALERÍA


Más sobre: