En 'Gravity', Alfonso Cuarón llevó a Sandra Bullock al límite

Cuando la actriz Sandra Bullock tuvo por primera vez en sus manos el guión de “Gravity” le pareció difícil de imaginar cómo sería contada esta historia, no sólo porque se trataba de un filme de ciencia ficción, sino porque se desarrolla en el espacio. Las dudas de la actriz se disiparon al saber el nombre del creador de esta historia, Alfonso Cuarón, uno de los directores preferidos de la actriz y con quien había buscado trabajar desde hace años.


Sandra Bullock y Alfonso Cuarón


“Es una vieja broma que hago desde hace muchos años. No importa la película que me tocaba, yo siempre decía: ‘Pidamos que la dirija Alfonso Cuarón’, incluso cuando sabía que era imposible. Lo admiro muchísimo. Cuando leí el guión me pareció difícil imaginar cómo iban a poder hacer una película así, pero el hecho de tener a Alfonso me dio suficiente fe(…) Lo aprecio como ser humano y como artista”, comentó Sandra Bullock a la prensa estadounidense durante la presentación de la cinta en Los Ángeles, California.

Al aceptar este proyecto, Sandra jamás imaginó los retos físicos, actorales y emocionales que se le presentarían a lo largo del rodaje de esta cinta, en la que tuvo que enfrentar varios de sus miedos, como el de volar: “Cuando salió este proyecto me asusté en todos los niveles posibles, porque al principio se iba a filmar en un avión que cae en picada para simular la falta de gravedad”, explicó la actriz.

 

Sandra Bullock

 

Apoyado en la tecnología, el director Alfonso Cuarón (Y tu mamá, también y Rudo y Cursi) creó un mecanismo especial para que “Gravity” resultara los más acercado a la realidad posible, una proceso en el que Sandra Bullock y George Clooney tuvieron que someterse a horas de posiciones incómodas, un trabajo al que Sandra calificó como “muy parecido a estar en el Cirque du Solei”.

Pero la incomodidad no fue lo único que hizo de esta filmación un verdadero martirio para los protagonistas, pues atravesaron por sentimientos de frustración y enojo al no tener los elementos de apoyo con los que cuentan en un filme “normal”: “No tiene nada de divertido hacer esta película. ‘Diversión’ no es una palabra que usaría nunca para esto. Más bien era enojo y frustración contra Alfonso. George y yo estábamos tan sincronizados que sentíamos la necesidad de burlarnos de Alfonso cuando hablaba”, dijo la actriz quien resaltó la excelente química de la producción de esta cinta.

“No le hicimos ninguna broma a Cuarón, sólo nos burlamos de él todo el día” comenta entre risas la actriz quien al final se llevó una gran sabor de boca y sobre todo muchas enseñanzas al llevar sus sentimientos al máximo.

 

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema