Carlos Moyá y Carolina Cerezuela disfrutan con sus hijos de la magia de Disney

Los 'peques' de la casa, Carla y Carlos, vivieron un día de cuento de hadas

nullVER GALERÍA


...Y vivieron felices para siempre. Este final de los cuentos de hadas que leíamos cuando éramos pequeños, se adapta a la perfección a la vida de Carlos Moyá y Carolina Cerezuela. La pareja ha conseguido cumplir su sueño de formar una familia junto a sus dos hijos, Carla, que el próximo mes de agosto cumplirá tres añitos, y Carlos, de apenas seis meses.

Después de verles disfrutando en las playas de Ibiza del primer verano del 'peque' de la casa, unos días de vacaciones muy especiales para ellos en los que nos regalaron instantáneas de lo más entrañables, la pareja hizo las maletas y puso rumbo a uno de los lugares más mágicos del mundo: Disneyland Paris. El tenista y la presentadora y actriz, que lució figura con unos llamativos pantalones rosas que combinó con una sencilla camiseta de tirantes y botas negras, se montaron en las atracciones más conocidas del popular parque y probaron suerte con Carla en la famosa espada Excalibur, dentro de Fantasyland. La niña, que no se separó ni un instante de su peluche, estaba monísima con un conjunto rosa pastel y zapatillas a juego. 

VER GALERÍA


La familia, que disfrutó de lo lindo de la extensión del 20º aniversario de la creación del parque, también aprovechó para de un paseo lleno de magia en el Carrousel de Lancelot, donde los felices papás protagonizaron momentos de lo más entrañables con sus hijos.

Al caer la noche, ninguno quiso perderse el espectáculo estrella de las celebraciones, Disney Dreams, un gran despliegue de luces, fuentes y fuegos artificiales que emocionaron y dejaron con la boca abierta a los pequeños. Sin duda, aquí los sueños sí que se hacen realidad.  

nullVER GALERÍA


Aunque todavía van a esperar un poco, Carlos y Carolina han confesado en más de una ocasión que desean ser padres de familia numerosa. Además, tal y como confiesa la actriz, los dos cuidan por igual a sus hijos y se reparten las cosas que hay que hacer día a día. “Carlos no me ayuda con los niños, Carlos cría a sus hijos al igual que lo hago yo, compartimos las tareas”. La pareja, que se dio el 'sí, quiero' el 7 de julio de 2011 en Mallorca, es el mejor ejemplo de un matrimonio feliz y cada vez que se les ve juntos no hay duda de que están hechos el uno para el otro.

Más sobre: