Reese Witherspoon pide disculpas tras ser arrestada por la Policía: 'Llevaba unas copas de más y me siento profundamente avergonzada'

La actriz plantó cara a un agente, mientras su marido, Jim Toth, estaba siendo interrogado por conducir bajo los efectos del alcohol

Reese Witherspoon fue detenida el pasado viernes de madrugada por alterar el orden público en Atlanta durante un control policial en el que su marido fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol. Mientras la policía interrogaba a Jim Toth tras percatarse de que el coche de la pareja iba dando bandazos, la actriz plantó cara a un agente diciendo que no sabía con quien estaba tratando. “¿Sabe usted mi nombre?”, dijo la ganadora de un Oscar por En la cuerda floja, algo que el policía no le dio la más mínima importancia y le respondió: "No y no necesito saberlo". Ella, enfadadísima por el arresto de su marido, salió del coche, pese a la advertencia del policía de que no lo hiciera. "Está a punto de saber quién soy yo... Usted va a estar en los periódicos", amenazó la protagonista de Una rubia muy legal.  Acto seguido fue arrestada y poco después fueron puestos en libertad.


Reese Witherspoon y Jim TothVER GALERÍA



El matrimonio, que tiene un niño pequeño de solo siete meses, fue puesto en libertad en torno a las 3.30 de la madrugada del sábado, y hoy están citados para la vista judicial sobre este caso. Reese Witherspoon, que ha dejado de ser rubia por motivos laborales, rueda en Georgia The Good Lie. El domingo Witherspoon parecía más serena tras lo ocurrido y asistió a la premiere de su película Mud, junto a  su marido y el protagonista del filme, Matthew McConaughey. Sin embargo, después del photocall, no concedió ninguna entrevista. El representante de Witherspoon no se ha pronunciado respecto al incidente.


Reese WitherspoonVER GALERÍA



Eso sí, tras lo sucedido, Reese envió un comunicado en el que pedía disculpas por su comportamiento y asumía que ambos estaban bajo los efectos del alcohol. "Por respeto a mi actual situación legal, no puedo opinar sobre todo lo que se está informando en estos momentos. Pero sí quiero decir que llevaba claramente unas copas de más y me siento profundamente avergonzada de las cosas que dije. Fue sin duda una situación de temor y yo tenía miedo por mi marido, pero eso no es excusa. Fui irrespetuosa con el oficial que sólo estaba haciendo su trabajo. No siento nada más que respeto por la policía y lamento mucho mi comportamiento".


.

Más sobre: