Javier Bardem se despide de su 'Papá Bigas': 'Le debo una mujer que amo'

El actor y Penélope Cruz han escrito unas emotivas cartas en las que agradecen al director Bigas Luna, que falleció este sábado, la oportunidad que les brindó en el inicio de sus carreras

null


El mundo del cine recibió este sábado un duro revés al conocer que el director Bigas Luna nos había dejado a los 67 años de edad tras una larga enfermedad. A los pocos minutos de hacerse pública la noticia, los medios de comunicación y redes sociales se convirtieron en un hervidero de mensajes de cariño y apoyo a la familia en estos difíciles momentos no sólo de actores y actrices de renombre en nuestro país, sino de personalidades políticas, cantantes, humoristas y modelos, que han querido rendir su particular homenaje al director.

Juan Antonio Bayona, Carme Chacón, Eva González, Judit Mascó, Sergio Peris Mencheta, Miguel Poveda, Eugenia Silva, Unax Ugalde, Santiago Segura, Carlos Bardem, Leonor Watling... Sin embargo, las palabras más emotivas han sido las de los actores Jordi Mollà, Penélope Cruz y Javier Bardem, que debutaron en la gran pantalla con la película Jamón, jamón. El primero, aseguró a la agencia EFE visiblemente afectado que Bigas será siempre su "padre artístico" y un punto de referencia en su vida, mientras que los segundos han querido recordar a su "Papá Bigas", como le llaman cariñosamente, reflejando en sendas cartas lo agradecidos que están por la oportunidad que les brindó en el inicio de sus carreras.

null


JAVIER BARDEM
No sé qué decir, ni cómo. Y mucho menos escribirlo. A Bigas le debo una mujer que amo, dos amigos del alma y una carrera que nunca soñé con poder tener. ¿Qué puedo ańadir al eterno y profundo agradecimiento que siento hacia él? Sólo el inmenso cariño que siento hacia una persona que siempre fue noble, libre, buena, amorosa y ligera… ¡Esa ligereza emocional de Bigas que tanto envidiabamos muchos! Como hombre inteligente que fue le recuerdo siempre elegir la sonrisa, el amor y un buen trozo de jamón antes que el drama y la angustia ante cualquier conflicto. Qué maravilla ese alma liviana con cuerpo de oso… Qué regalo esa ironía en positivo siempre, esa ausencia de malicia frente a la vida... Qué lecciones de ética vital cada vez que te miraba en silencio y sonriente, invitándote a ser feliz por encima de todas las estúpidas y prescindibles cosas que lo evitan. Un hombre sabio de verdad en la más sencilla y simple piel, con el paladar más agradecido a los milagros de la tierra y el mar.

Todavía recuerdo mi primera caracolada en Barcelona con él. Tras 2 horas, dos visitas a la cocina y tres cacerolas a rebosar para los dos saqué mi bandera blanca mientras el reía y me decía..."aaayyy.. Benito.. Hacen falta muchos huevos de oro para compartir mi mesa"… Desde entonces a los caracoles sólo los puedo ver en los cuentos.

Penélope, Jordi y yo vivimos nuestro primer sueño profesional de su mano. Y nos cuidó con tanto cariño, respeto, apoyo y criterio que hizo que ninguno de los tres dudásemos en hacer de ésta nuestra profesion. Nos regaló el placer de soñar despiertos por primera vez, y nos llenó el corazón de fé, ilusión y amor por nuestro trabajo. A él le debemos el creer que es posible vivir tu sueńo y la fuerza, la fé para luchar por él.

Para mi fue como un padre que me llevó de la mano y al que le debo tantas cosas… Cosas hermosas, buenas, inteligentes.. Como reconocer y degustar cada sabor que te ofrece la vida por muy amargo que sea para digerir solo aquello que nos pueda alimentar de verdad, y si es posible con un buen vino. Mi querido Papa Bigas este plato de hoy me es muy difícil de tragar la verdad, no sé cómo hacerlo. Lo mojaré con todo mi amor, mi respeto, mi admiracion y mi eterno agradecimiento por ti. Y te tendré siempre dentro de mi, alimentándome.

Te quiero mucho. Te agradezco todo. Para siempre mi Papá Bigas.



PENÉLOPE CRUZ
A lo largo de mi carrera he tenido que hacer muchos castings, pero hubo uno que me cambió la vida. No sé muy bien qué hacía yo leyendo “Las edades de Lulu” a los 14 años, pero el caso es que cuando llegó a mis oídos que habría un casting abierto, allí me presenté sin avisar a nadie.

De un cuarto salió un señor con cara de pillo. Se llamaba Bigas Luna, y yo (a escondidas) ya había visto algunas de sus peliculas. Lo primero que Bigas me preguntó fue mi edad. Le dije que tenía 17 años y él, siempre con mucha dulzura y sin hacerme sentir mal, se rió en mi cara y me dijo: "Bueno, no podrás hacer esta película pero te llamaré para otra cuando seas más mayor".

Yo me fui a mi casa pensando que, por supuesto, nunca me llamaría, pero también contenta por el respeto y cariño con el que este señor con pinta de osito me había tratado.

La gran sorpresa me la llevé casi 3 años más tarde. El teléfono sonó y recibí una llamada que me hizo creer en los milagros. Bigas se acordaba de mi y queria verme para su siguiente película. La película que me cambió la vida.

Bigas era un ser realmente especial. Una de las personas más sabias a la hora de vivir el presente y disfrutar de las cosas pequeñas de la vida. Cuando estaba con él sentía que se paraba el tiempo. El convertía todos los momentos en algo especial, original y casi siempre inolvidable ... Una cena, una conversacion, un día en el rodaje, un viaje… Su universo era lo más lejano a la mediocridad.

Me siento muy afortunada de haber pasado tiempo con él y de haber podido admirar de cerca su talento, su humor, su bondad, su maravillosa cabeza…

Bigas ha sido alguien muy importante para mi. Siempre le estaré agradecida por muchas cosas y siempre, siempre estará en mi corazón.

Te quiero, amigo Bigas.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema