Jennifer Aniston desmiente los rumores de embarazo: ‘Son estupideces’

Se acerca el gran día para Jennifer Anistion y Justin Theroux. Las campanas de boda se oyen cada vez más fuerte y mientras unos especulan que podrían contraer matrimonio este mes en Hawai, otros aseguran que será en febrero, tal día como el de San Valentín. Al margen de conocer la fecha exacta, la pareja ha comenzado las celebraciones navideñas. Jennifer y su prometido  celebraron el pasado fin de semana una fiesta en su casa de Beverly Hills. Una fiesta a la que asistieron Demi Moore, Ben Stiller, y Ellen DeGeneres. Y en la que el fin era decorar el árbol de Navidad, un abeto de más de tres metros de altura.


Jennifer AnistonVER GALERÍA


Desde que comenzaran su relación no han dejado de surgir rumores de embarazo y una vez más vuelven a planear sobre la actriz de 43 años. Durante la velada, Aniston, una apasionada de la comida japonesa, no probó el sushi ni el alcohol, lo que hizo que saltaran las alarmas. Además, unas imágenes recientes de la pareja en las que la actriz se cubre la tripa con una chaqueta han hecho que aumentaran aún más las especulaciones. Pero poco ha tardado Jen en pronunciarse. “Son estupideces”, ha respondido la actriz, que en este momento está centrada en sus planes de boda. Pocos detalles se conocen acerca del gran día, pero lo que sí sabemos es que su vestido de novia será fiel a su estilo sencillo y elegante: "Una novia debe seguir siendo la misma durante su gran día. No debería complicarse y tiene que ser espontánea. Si intento algo nuevo o diferente, al final no me voy a sentir demasiado cómoda". 


Jennifer Aniston y Justin TherouxVER GALERÍA

Entretanto, la pareja sigue también inmersa en la reforma de su mansión de Bel Air. Aniston y Theroux planean aumentar los metros construidos de esta residencia que ha costado a la actriz la friolera de 16 millones de euros. La casa actualmente tiene 800 metros construidos y quieren aumentarla a casi 1200. Para ello, Jennifer ha tenido que presentar los planos en el Ayuntamiento para solicitar los permisos y convertirla en la mansión de sus sueños.

Más sobre: