Fernando Guillén-Cuervo se pone tras las cámaras para rodar un documental sobre los problemas de salud mental dentro de las prisiones

Iván, Alberto y Elisa han pasado mucho tiempo en prisión. Los tres tienen una enfermedad mental. Los tres se han sentido solos, incomprendidos y olvidados. Los tres son protagonistas de este documental. Las personas con problemas de salud mental en prisión son invisibles, están Fuera de Lugar.

El actor y director Fernando Guillén-Cuervo parte de una situación dramática, no muy conocida, para realizar ‘Fuera de Lugar’, un documental que se centra en las historias personales de Iván, Alberto y Elisa, pero que podría extrapolarse a los 28.000 reclusos que, en España, sufren un trastorno mental en prisión.

null

Según el informe PRECA, presentado por Fundación Manantial y Obra Social Caja Madrid en marzo de 2012, el 80 por ciento de los internos en cárceles españolas ha sufrido alguna vez un trastorno mental. De diferentes consideraciones, no todos con la misma gravedad.

Sin embargo, la mayor parte de las personas con enfermedad mental no son violentas. Los que cometen un delito no llegan al 5 por ciento de la población, el porcentaje es mucho más bajo que en la población general, pero ese porcentaje merece recibir una atención sociosanitaria. Más allá de la frialdad de los datos, lo importante es constatar una problemática que conviene abordar. Por ello, es necesario trabajar previamente en la prevención para identificar un trastorno mental y tratarlo, evitando así posibles situaciones de riesgo innecesario que en ocasiones desembocan en una alteración del comportamiento y un delito.


Historias de prisión

Alberto estaba a cinco días de cumplir su condena cuando se grabó el documental. Ahora es libre. En Fuera de Lugar habla sin tapujos de su experiencia: "no llevas una vida fácil porque la gente pensaba 'mira el loco este se ha cortado el cuello'". Iván confiesa que estaba como un preso común: "me metieron en la celda con otro compañero". Elisa lo describe como algo muy difícil: “no quería que los niños me vieran entre cristales”.

Los tres exreclusos forman parte del Plan de Ámbito Penitenciario de Fundación Manantial que, entre otras cosas, se preocupa de hacerles un seguimiento y facilitarles salidas terapéuticas para que puedan visitar a su familia o acudir a su centro de salud mental. La evolución es notable.

"Ahora me dicen: 'qué buen chaval' y eso es bonito", explica Alberto en Fuera de Lugar al tiempo que reconoce que por fin es una persona más alegre. "Eso es lo que me gusta, no que me que tengan miedo". Y al salir de prisión, ¿qué? "Me veo capacitado, me veo con mucho ánimo, con mucha fuerza me están ayudando mucho y no puedo defraudar ni a José María (Fundación Manantial), ni a mi familia, ni a mí mismo", expone.

Elisa, está estudiando. "Estoy terminando un curso de geriatría". Iván, por su parte, tiene su habitación propia: “estoy en libertad”. Pequeñas conquistas para ellos, grandes avances en su proceso de rehabilitación.

Hay alternativas

Javier Pallarés abogado y director del Plan de Ámbito Penitenciario de Fundación Manantial también ofrece su visión en Fuera de Lugar. "A nadie se le ocurriría hacer un bypass o un trasplante de riñón en una cárcel pues con la enfermedad mental, lo mismo", admite. Uno de los objetivos del Plan es formar a todos los profesionales implicados en un proceso judicial para que la enfermedad mental se recoja en las sentencias. Generalmente pasa inadvertida.

Por su parte, Helena de Carlos, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de Fundación Manantial, también aporta su granito de arena en el documental: "la buena noticia es que hay alternativas al ingreso en prisión". Medidas de libertad vigilada, trabajos para la comunidad, labores preventivas o mediación con la comunidad son algunas de ellas. Todo encaminado a evitar la cronicidad de la enfermedad y favorecer la recuperación de la persona.
Refuerzos visuales

Aparte del documental, el proyecto Fuera de Lugar se complementa con 7 cinemagraphs, visuales impactantes que mezclan vídeo e imagen, realizados por David Salaices, que pretenden reforzar el mensaje y sensibilizar sobre el problema. Los cinemagraphs muestran a una persona en situaciones imposibles, marginales y sorprendentes con el denominador común de estar 'fuera de lugar'.

Por último el fotógrafo Omar Ayyashi ha realizado una serie de retratos de los reclusos en prisión y de los participantes en la grabación del documental. Según el propio autor, su objetivo ha sido reflejar la soledad de prisión, la falta de respuestas, los silencios.

Todos los materiales se difundirán a través de una campaña viral en redes sociales.

Más sobre: