Tom Cruise levanta pasiones en Croacia, mientras Suri prepara la vuelta al ‘cole’

Están viviendo sus vacaciones de modos muy diferentes, no en vano hace apenas tres meses empezaron a hacer vidas separadas. Tom Cruise y Katie Holmes han elegido destinos opuestos para relajarse antes de retomar su actividad profesional. Mientras Tom Cruise ha volado hasta la isla de Hvar, en Croacia, Katie se ha quedado en Nueva York con su hija Suri, a la que dedica todas sus atenciones antes de que esta comience una nueva etapa en un centro escolar de la ciudad de los rascacielos.

Tom CruiseVER GALERÍA

El protagonista de Misión Imposible navega por las aguas del Adriático acompañado de un grupo de amigos que le ha devuelto la sonrisa. Aunque ha perdido algo de peso y su gesto es en ocasiones serio y pensativo, su atractivo sigue levantando pasiones. A la vista está: se le acercaran numerosas admiradoras y él se dejó querer, como demuestran algunas de las instantáneas que se hizo con sus fans. Parece que el país es el lugar en el que Tom cura sus heridas sentimentales ya que, en 2004, eligió otra de sus islas, Mljet, y la capital Dubrovnik para recuperarse de su separación de Penélope Cruz.

VER GALERÍA

Katie por su parte sigue mostrándose feliz en cada una de sus apariciones. Está volcada en su hija, Suri, que a sus seis años ya es toda una “mujercita”. Las dos se acercaron a uno de los parques cercanos al puente de Brooklyn para pasar la tarde. Suri se columpió, corrió y se subió a las construcciones con otras niñas. Luego se quiso montar en un carrusel y convenció a su madre para que lo hiciera también, así que Katie volvió a ser niña durante unos minutos. Esta es una de las últimas tardes que le quedan a la pequeña antes de comenzar la escuela, en la que seguramente será una de las más coquetas. Su "uniforme" para el parque era un precioso vestido con estampado de estrellas y unas bailarinas rojas, a juego con la chaqueta de su madre.

Katie HolmesVER GALERÍA


La pareja anunció de forma inesperada su separación en el mes de junio, tras cinco años de matrimonio. Sólo dos semanas después firmaron el acuerdo de divorcio, en el que la actriz se quedaba con la custodia de Suri, con libertad de visitas para el actor, y se establece que este pagará 27.000 euros al mes por su manutención. En otoño Katie Holmes volverá a los escenarios de Broadway con un papel protagonista en la obra Dead Accounts, de la escritora Theresa Rebeck. Tom ha participado en los pasados meses en el rodaje de la cinta Oblivion.

Más sobre: