Amaia Salamanca, un cuerpo diez en Marbella

La actriz está disfrutando de unos días de relax en compañía de su novio, Rosauro Varo, y un grupo de amigos

Amaia SalamancaVER GALERÍA


Si estás en la playa o en la piscina y de repente ves que empieza a armarse revuelo, que la gente empieza a hablar señalando a alguien y sacan de sus bolsos las cámaras de fotos, más vale estar alerta porque es muy probable que tengas a pocos metros a un famoso. A pesar de que hay muchos que intentan pasar desapercibidos y se esconden de la multitud, lo cierto es que hay otros a los que no les importa ser reconocidos y siguen su camino con normalidad. Esto es, sin duda, lo que le habrá pasado a la actriz Amaia Salamanca, que ya debe estar más que acostumbrada a causar sensación allá por donde va y a dejar con la boca abierta a más de uno con su envidiable figura.

Imponente y demostrando por qué es una de las actrices más espectaculares de nuestro país, la protagonista de la serie Gran Hotel acudió a un concurrido local de Marbella donde disfrutó de una divertida jornada entre amigos y su novio, el empresario Rosauro Varo. Con una sencilla camiseta blanca desabrochada que dejaba al descubierto su bikini con detalles plateados, shorts vaqueros, modernas gafas de sol y sandalias blancas con un tacón de infarto, Amaia paseó por la piscina como si de una pasarela se tratase, provocando que todos los presentes se giraran para admirarla.
 

Amaia SalamancaVER GALERÍA


Al parecer, la pareja es una habitual de la zona y acuden allí a menudo, sobre todo porque Rosauro es, junto a otros socios, propietario del Puro Beach, un moderno restaurante situado en la playa de Estepona. Amaia terminó hace unas semanas el rodaje de la segunda temporada de Gran Hotel, la serie que cosechó muchos éxitos en Antena 3 y en la que la actriz comparte cartel con nombres tan reconocidos como Yon González, Concha Velasco o Eloy Azorín.

El éxito del espacio de TVE ha traspasado fronteras y compitió en la pasada edición del prestigioso Festival de Montecarlo con ficciones tan importantes como Juego de tronos, Boardwalk Empire, The Good Wife o Downton Abbey. Como bien dijo la actriz antes de la gala, ganar no era fácil, sin embargo, la nominación era ya como un premio. "La clave del éxito está en trabajar duro", señaló Amaia, que deslumbró con vestido de palabra de honor degradado de tonos negros a blancos de Oscar de la Renta.

Más sobre: