Dustin Hoffman y Jennifer Lawrence, la leyenda y la promesa del cine, comparten mantel

Los actores acudieron al tradicional almuerzo que año tras año ofrece la Hollywood Foreign Press Association

La lista de invitados podría haber sido infinita, pero en estas fechas las vacaciones mandan, y ayer tan solo fue un pequeño grupo de actores el que se acercó hasta Beverly Hills para asistir al tradicional almuerzo que año tras año ofrece la Hollywood Foreign Press Association (HFPA), culpable de organizar la ceremonia de los Globos de Oro.

null



Fueron pocos pero muy bien avenidos. La promesa de Hollywood, Jennifer Lawrence fue la encargada de poner el glamour al evento. La actriz, que ha visto como su cuenta bancaria crecía desorbitadamente tras su participación en Los Juegos del Hambre, acudió "vestida para matar", envuelta en un sensual conjunto compuesto por una falda lápiz negra y un top de serpiente. Como complementos una sonrisa que vale ya millones de dólares y unos simples zapatos negros.

Más discreta, y casi podríamos decir que disimulando sus curvas, hizo su entrada en la alfombra roja Christina Hendricks, estrella de la serie Mad Men. Poniendo la nota de elegancia la actriz, eligió para este entretenido almuerzo una blusa de seda negra a conjunto con su falda y con unos peep toes del mismo color. Para romper esta sobriedad, Hendrick lució un bolso de mano rojo, a conjunto con su llamativa melena.

VER GALERÍA

La estrella de Dallas, Jordana Brewster fue la encargada de poner el toque veraniego al acto luciendo un vestido floral muy acertado en esta fechas. La actriz, de 32 años, cuya hermana está saliendo con el cómico Russell Brand, exmarido de Katy Perry, completó su atuendo con unas sandalias de color canela.

Los invitados masculinos se tomaron este evento con menos glamour que las chicas, a excepción de Bradley Cooper, quien como siempre cuidó su vestuario al límite, luciendo un acertado traje de chaqueta negro, al que dio un toque de informalidad al no colocarse ni corbata ni pajarita. Bradley, cuya mirada tiene el poder de llegar a derretir los polos, posó junto a John Travolta, quien esta ocasión no acudió en compañía de su esposa, Kelly Preston quien se encuentra de vacaciones en Tahití.

VER GALERÍA

El almuerzo se acabó convirtiendo en un encuentro entre amigos, pues ya que eran pocos trataron de hacer piña. Así pudimos ver a Jack Black y Dustin Hoffman jugando con sus teléfonos móviles a la vez que fotografiaban a algunos de sus compañeros. Hoffman se mostró muy dicharachero afirmando: "He venido para que me nominen al Globo de Oro".

Acompañado por su reciente esposa, Katye, Kelsey Grammer, quien se presentó en el almuerzo calzando zapatillas deportivas, piropeó a Hoffman diciendo: "Él acaba de cumplir 75 años y se me ve estupendamente. Yo tengo 57 y estoy acabado".

VER GALERÍA

Don Johnson estaba prácticamente irreconocible, no solo porque parecía que se había quitado años de encima sino también por su peculiar peinado. Divertido y jovial, el que fuera marido de Melanie Griffith también ensalzó la carrera de Dustin Hoffman, protagonista indiscutible de la noche. "Su interpretación en la película sobre el caso Watergate fue equilibrada, deliciosa y divina" declaró Don Jonhson.

Steven Spielberg también estuvo por allí y como no podía ser de otra forma también recibió también recibió excelentes críticas a su exitosa carrera, entre ellas las pronunciadas por Jennifer Lawrence, quien se declaró fiel admiradora del director.

Y entre anécdotas, saludos, risas, platos, copas y despedidas, este grupo de actores que no estaba de vacaciones en ningún destino paradisiaco, disfrutó de una jornada digna del séptimo arte.



 

Más sobre: