Jennifer Garner, una estrella de carne y hueso

La actriz, que se convirtió en madre por tercera vez el pasado mes de febrero, ha decidido recuperar su figura paso a paso

Dio a luz a su tercer hijo el pasado mes de febrero y tras unos meses dedicados en cuerpo y alma a su familia, Jennifer Garner ha vuelto a hacer un majestuoso "paseíllo" por la alfombra roja.

Jennifer Garner, una estrella de carne y huesoVER GALERÍA



La actriz, de 40 años, acudió al estreno de la película La extraña vida de Timothy Green donde renunció a sus habituales vaqueros y camisetas para enfundarse en un impresionante diseño de Lanvin de satén rojo y, por fin, subirse a unos interminables tacones.

Jennifer, quien ha diferencia de otras estrellas de Hollywood ha decidido recuperar su figura con calma y paso a paso, se mostró muy sonriente y feliz dejando claro que ser una super mamá no está reñido con la sensualidad y el glamour.

Jennifer Garner, una estrella de carne y huesoVER GALERÍA

 

Con el pelo recogido en una despeinada coleta que dejaba caer sobre su rostro algunos mechones ondulados, Jennifer hizo frente a todos los objetivos declarando con su encendida mirada que después de esta ausencia escénica sigue teniendo sed de cine.

Jennifer, quien ya se dejo ver en abril en un evento en el CinemaCom celebrado en Las Vegas, no ha contado en esta ocasión con la compañía de Ben Affleck, quien al parecer tuvo que regresar a Puerto Rico donde se encuentra rodando su nuevo trabajo, Runner, Runner.

Jennifer Garner, una estrella de carne y huesoVER GALERÍA



Pero a pesar de la ausencia del actor, la actriz cuenta estos días con la presencia de su madre, con quien la vimos caminando por las calles de California después de una jornada de deporte.

La extraña vida de Timothy Green, es la última película de la actriz, en la que como no podía ser de otra forma interpreta a una madre llamada Cindy Green, quien junto con su esposo Jim (Joel Edgerton) no pueden tener hijos e intentan todo lo posible sin tener éxito. Una noche, en medio de la desesperación, deciden describir en varios papeles cómo creen que sería su hijo y deciden enterrar esos dibujos en el patio de su casa. Algo inexplicable pasa esa noche y en medio de una tormenta y saliendo de la tierra “nace” el pequeño Timothy Green, quien aparece a la edad de 10 años y se refugia en su casa.

Más sobre: