Tom Cruise celebra su 50 cumpleaños, mientras Katie Holmes asegura: 'Estoy bien'

El actor pasó su día en Los Ángeles con sus hijos mayores, Connor e Isabella

Este será sin duda uno de los cumpleaños más tristes para Tom Cruise. El artista llega a una fecha señalada en su vida, los 50 años, con una demanda de divorcio en el cajón y sin la compañía de las que hasta hace unos días eran dos de las mujeres de su vida, Katie Holmes y Suri. Con este panorama no quedan muchas ganas para grandes celebraciones así que el intérprete se reunió sólo con sus dos hijos mayores Connor e Isabella y otros familiares cercanos en su mansión de Beverly Hills, en Los Ángeles, tras finalizar el rodaje en Islandia, de Oblivion. Algunas fuentes apuntaron a la revista People que el nivel de ánimo del actor es bajo y que está triste.

 

nullVER GALERÍA

 

Mientras el protagonista de Misión Imposible soplaba sus amargas velas en California, su todavía mujer Katie Holmes y su hija Suri estaban en Manhattan, por donde pasearon perseguidas por una nube de paparazzis. Tras presentar la demanda de divorcio, Katie no se separa de su hija a la que llevó a comer un helado por el cuatro de julio. Arropada por sus padres, la artista salió por la mañana para comprar todo lo necesario para hacer una barbacoa y a la salida de la tienda aseguró: “Estoy bien”. Estas escuetas palabras son las primeras que pronuncia tras haber pedido de forma inesperada el divorcio de Cruise por motivos que aún se desconocen.

 

nullVER GALERÍA

 

El abogado de la artista, Jonathan Wolfe, ha explicado en un comunicado que es falso que Katie haya pedido una vista de urgencia para solucionar el tema de la custodia y la pensión de manutención para su hija, lo que implicaría una sesión pública en el juzgado. De hecho habría solicitado lo contrario, que los documentos se rellenaran de forma anónima. Parece además que Cruise quiere continuar con el proceso de divorcio en Los Ángeles, ya que en Nueva York sólo residía la familia por motivos de trabajo. Sin embargo, ha sido allí donde Katie ha comenzado unos trámites que podrían alargarse ya que, no sólo está en juego parte de la fortuna de Cruise, el primero de la lista de los cien mejores pagados de Hollywood, según Forbes, sino la custodia de Suri, la hija de seis años de la pareja.

 

VER GALERÍA

 

Los comentarios apuntan a que ha sido precisamente su educación la que ha jugado un papel decisivo en la drástica actuación de Katie. Y es que las preferencias del actor por la formación en la cienciología, religión que profesa, no casarían con las aspiraciones de Katie para su hija.

Más sobre: