Salma Hayek habla de su hija Valentina: 'Me canta canciones y me recita rimas. Siempre me hace reír'

Después de un día agotador de rodaje, Salma Hayek ha confesado que su hija Valentina es el mejor antídoto para levantarle el ánimo. La actriz, de 45 años, ha revelado a la edición americana de la revista InStyle que la pequeña, de tan solo cuatro años de edad, tiene ya dotes de comediante "Ella siempre me hace reír" admite la mexicana.

nullVER GALERÍA



Salma se encuentra actualmente rodando Grown Ups 2 en Massachusetts, y allí entre descanso y descanso se ha podido ver a la actriz disfrutando de la compañía de su hija, con la que logra desconectar por completo del trabajo. Mientras que Salma se dejo ver por el set con un traje de chaqueta azul marino, la pequeña fue vista con un floreado vestido rosa a conjunto con una rebeca del mismo color.

Salma, quien sin duda agradece tener a su hija al lado cuando esta fuera de casa, recordó recientemente en una entrevista como su hija tiene la capacidad de dar la vuelta a un mal día. "Hace muy poco yo estaba en casa con jet-lag después de un vuelo desde Los Ángeles a París, entonces Valentina saltó sobre mi cama y me abrazó. Yo le pregunte: ¿Qué estás haciendo? Me has asustado. Ella comenzó a reírse y me dijo: Creo que necesitas desesperadamente mi energía. Me quedé muy sorprendida por esta respuesta, ¡tan solo tiene 4 años!, pero lo cierto es que me sentí mucho mejor”.

VER GALERÍA



Valentina, fruto del matrimonio de la actriz con el empresario francés François-Henri Pinault, con el que se casó hace ahora tres años, tiene la gran capacidad de dibujar día tras día una sonrisa en los labios de su orgullosa mamá, a quien se le “cae la baba” cada vez que habla de ella. "Me canta canciones que se inventa y me recita rimas, y así me es imposible no reírme”.

A medio camino entre París y Los Ángeles, Salma cuanta con la ventaja de tener una hija viajera, a la que el encanta estar un día en un sitio y otro día en otro. Además Valentina es una niña muy abierta y se adapta muy bien a los cambios. "Cuando estuve rodando en España La chispa de la vida, la matriculé en una escuela española y ella estaba encantada, tanto con sus compañeros como con sus profesores".

Combinando a la perfección su papel de madre con su trabajo en el cine, Salma cuenta estos días con la presencia de su hija el rodaje, algo que hace que los días de intenso trabajo se conviertan en algo más llevaderos.

Más sobre: