Las hermanas Willis dejan a un lado la preocupación por el divorcio de su madre, Demi Moore, y brillan en la noche parisina

Si la semana pasada vimos a las hijas de Bruce Willis y Demi Moore serias, tristes y ocultas tras unas gafas de sol en el aeropuerto de París, parece que horas después supieron hacer de tripas corazón y volvieron a sonreír durante el famoso Baile de Debutantes que se celebró el pasado fin de semana en el Hotel Crillón de la capital francesa. Y es que Tallulah, de 17 años, debutó en este glamoroso baile de la alta sociedad francesa y su padre y sus hermanas, Rumer y Scout, no quisieron perderse este gran momento.

El reciente divorcio de su madre y Ashton Kutcher ha supuesto un duro golpe para la familia y ellas no pueden ocultar la preocupación que sienten por su madre, aunque en esta ocasión sacaron la mejor de sus sonrisas porque era una noche muy importante para Tallulah y había que dejar las preocupaciones a un lado y disfrutar de la fiesta.

 

nullVER GALERÍA

 

Y para recuperar la sonrisa nada mejor que un modelito sexy, a la par que elegante, y por eso Tallulah eligió un vestido negro con escote en forma de corazón adornado con pedrería, de la firma Lanvin, mientras que Rumer se decantó también por un vestido con pedrería y mucho escote y Scout lució uno de color rojo, con un cinturón negro.

Esta particular fiesta anual se trata de un baile benéfico que desde hace 21 años y de la mano de su fundadora, Ophélie Renouard, reúne alrededor de una veintena de jóvenes del mundo entero, de la alta sociedad o hijas de estrellas, en una velada solidaria, que este año ha recaudado fondos para la Fundación Feed, que lucha contra la desnutrición infantil. En esta edición, además de Tallulah, también ha debutado Sarah Margaret, la hija de Andie MacDowell.

Más sobre: