Elizabeth Hurley luce orgullosa su anillo de compromiso tras aceptar la proposición de Shane Warne

La actriz y el jugador australiano de críquet, que llevan juntos menos de un año, han decidido dar un paso más en su relación. 'Muchas gracias por vuestras felicitaciones', publicaban en sus respectivas cuentas de Twitter

Elizabeth Hurley y Shane Warne con el hijo de la actriz, DamianVER GALERÍA


Elizabeth Hurley acompañó a su novio, Shane Warne, al torneo de golf Alfred Dunhill Links que se está celebrando durante estos días en Escocia, sin conocer la sorpresa que le esperaba. El jugador australiano de críquet organizó una romántica cena en el hotel Old Course de St Andrews para dar el gran paso y proponerle matrimonio a la actriz. Según han asegurado algunos de los testigos que se encontraban en el restaurante, a pesar de que Shane no se arrodilló, la petición fue de lo más romántica y Liz no se pensó dos veces su respuesta. "Todo el mundo estaba emocionado y cuando anunciaron la noticia nos pusimos en pie y les aplaudimos", comentó uno de ellos.

Así, a la mañana siguiente Hurley lució orgullosa su anillo de compromiso, con un gran zafiro y diamantes, similar al que el príncipe Guillermo regaló a la duquesa de Cambridge. Tras la inolvidable proposición, las redes sociales comenzaron a hacerse eco y fueron muchos los que les enviaron sus mensajes de enhorabuena. De hecho, fueron los propios Liz y Shane los que se encargaron de confirmar la feliz noticia. "Muchas gracias por todas vuestras felicitaciones", publicaron en sus respectivas cuentas de Twitter. "Gracias de nuevo por vuestros cariñosos mensajes. Significa mucho para nosotros", añadió Liz horas después.

El romántico beso de Elizabeth Hurley y Shane WarneVER GALERÍA


Los prometidos siguieron disfrutando del campeonato acompañados por el hijo de la actriz, Damian, de nueve años, y no pudieron ocultar lo felices que estaban ya que no dejaron de besarse y abrazarse sin importarles los fotógrafos y las miradas de los demás participantes. Hace menos de un año que Liz, de 46 años, y Shane, de 41, se enamoraron pero desde entonces se han vuelto inseparables y parece que están decididos a pasar el resto de su vida juntos.

Más sobre: