07 SEPTIEMBRE 2011

Conozca la espectacular colección de joyas de Elizabeth Taylor antes de que sea subastada

La gran dama de cine Elizabeth Taylor ha pasado a la historia no sólo por ser una de las grandes divas de Hollywood, sino también por ser la dueña de una de las mayores colecciones de joyas más importantes del mundo. Su primera pieza la adquirió en 1945, pero fue en 1957, cuando se casó con Michael Todd, cuando comenzó su verdadera afición por la alta joyería. Aún así, su madre recuerda que su pasión le viene desde la cuna y ella bromeaba diciendo: "Mi madre decía que no abrí los ojos hasta los ocho días de vida, pero que cuando lo hice, lo primero que vi fue su anillo de compromiso. ¡Quedé enganchada!". Esta afición por las joyas se vio incrementada tras su boda con Richard Burton, quien la agasajó con fastuosas joyas como el diamante amarillo Krupp y la Perla Peregrina, dos de las piezas más representativas de su colección. El diamante Krupp, que costó en 1969 cerca de un millón de euros, fue revendido por la actriz en los 80 por el triple y destinó el dinero a fines benéficos en África.

A pesar de que en sus últimos años la movilidad de la actriz se vio reducida y tenía que trasladarse en silla de ruedas, Liz Taylor nunca dejo a un lado su pasión y lució sus joyas con orgullo hasta el último día. Ahora meses después del adiós a la gran dama del cine, parte de su colección valorada en aproximadamente 100 millones de euros saldrá a subasta en la casa Christie de Nueva York los días 13 y 14 de diciembre.  Ya en sus memorias Taylor dejó claro que sus joyas debían salir a subasta para recaudar fondos para la fundación benéfica que lleva su nombre y que lucha contra el Sida: “No me creo la dueña de ninguna de estas piezas. Soy su custodia. Me pregunto dónde terminarán, porque un día serán subastadas y esparcidas por los cuatro rincones del planeta. Espero que quien las compre les dé un verdadero hogar”.  Pero antes de que eso ocurra las joyas de Liz Taylor darán la vuelta al mundo para que puedan contemplarlas todos aquellos que lo deseen y serán expuestas en Moscú, París, Londres, Ginebra, y muy probablemente en Madrid y Barcelona, según ha especificado la filial española de la casa de subastas Christie.


Más noticias sobre...