Brad Pitt causa sensación en Cannes junto a Angelina Jolie: 'Cuando mis hijos vean 'The Tree of Life' espero que piensen que soy muy buen actor'

La pareja más atractiva y mediática de Hollywood derrochó simpatía y complicidad en la première de la nueva película de Terrence Malick, que protagoniza el actor

De negro para la noche y de blanco para el día. Después de una noche romántica junto a Angelina Jolie, Brad Pitt comparecía el lunes por la mañana en rueda de prensa de blanco impoluto para en Cannes presentar su película The Tree of Life (El árbol de la vida). El esperado regreso del director Terrence Malick al cine ha dividido a la crítica el día de su presentación. La cinta, que compite por la Palma de Oro a la mejor película y está protagonizada por Brad Pitt y Sean Penn, era una de las películas más esperadas del festival de la ciudad francesa y ha recibido tantas ovaciones como abucheos. En palabras de Pitt, su protagonista, “esta película es universal, Terrence Malick espera conmover a todas las culturas".


Brad Pitt, muy atractivo, en la presentación en Cannes de su película 'The Tree of Life'VER GALERÍA

PINCHE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOS


Un padre dominante y cruel en ‘El árbol de la vida’
Brad Pitt interpreta al padre de tres niños en una ciudad de clase media que está decidido a imponer disciplina y dureza a sus hijos, incluso cuando se erosiona su fe en el mundo material y pierde su trabajo en una fábrica. "En la película ves que el sueño americano, conforme lo entendíamos cuando crecíamos, no funciona", asegura Pitt, que en un primer momento dudó si hacer este papel de padre abusivo por cómo podría afectarles a sus hijos. “Pienso en mis hijos en todo que hago ahora, ya que lo verán cuando crezcan y me preocupa cómo se van a sentir, pero me conocen como padre y espero que piensen que soy muy buen actor”, comentó la pareja de Angelina Jolie. A la pregunta de cómo de cerca estaba el papel a la realidad, bromeó: “Pego a mis hijos con regularidad y hasta les dejo sin comer.”

Al margen de risas y bromas, Brad resaltó el vinculo existente entre la película y su infancia: “Fui educado en la religión cristiana, y cuando era joven, hacía muchas preguntas para comprender determinadas cosas. Estas mismas preguntas se plantean en la película. Ese es el motivo por el cual me conmovió".

Malick, que tiene fama de ser muy esquivo con la prensa, no compareció ante los medios, y Pitt le disculpó: "Quiere centrarse en la creación y no en la venta del producto. Es extraño para un artista esculpir cosas y luego tener que ser un vendedor". Y añadió: " Pero Terrence Malick existe", explicó Brad, ya que el director de La delgada línea roja no concede nunca entrevistas.


Acompañando al actor, muy atractivo vestido por Tom Ford, Angelina causó sensación en su desfile por la alfombra roja vestida de Versace Atelier y zapatos de FerragamoVER GALERÍA


Un estreno con mucho glamour
De momento la película haya gustado o no, ha sido la más comentada de las que compiten en la sección oficial de Cannes. A esto ha contribuido en gran medida el glamour que aportó Brad Pitt en su desfile por la Riviera francesa, y que por la noche lo hizo de la mano de Angelina Jolie en el Palais des Festivals. Una multitudinaria première a la que no faltaron los protagonistas del filme, Sean Penn y Jessica Chastain, ella muy guapa con vestido amarillo pálido de Zac Posen, joyas de Louis Vuitton y zapatos de Jimmy Choo, así como la cantante Gwen Stefani y su marido, Gavin Rossdale, y otras estrellas como Jude Law, Faye Dunaway, Zoe Saldana o Rob Lowe acompañado por su esposa, Sheryl Berkoff.


Brad estuvo acompañado por sus compañeros de reparto Jessica Stain, su mujer en la ficción, y Sean Penn, que sorprendió al aparecer con ellos en la première ya que por la mañana se ausentó de la presentación ante la prensaVER GALERÍA


Angelina, que acompañaba a un flamante Brad Pitt vestido por Tom Ford, causó sensación en su desfile por la alfombra roja vestida de Versace Atelier y zapatos de Ferragamo. La pareja más mediática y atractiva de la gran pantalla derrochó simpatía con los fans, ante los que se pararon para firmarles autógrafos a diestro y siniestro, y complicidad entre sí dedicándose numerosos gestos de cariño y miradas de enamorados. La actriz no dudó en atender las peticiones de los fotógrafos y posar para ellos todo el tiempo que fuera necesario, tanto es así que el propio Brad tuvo que volver a buscarla cuando iba a dar comienzo la proyección de la película.

Más sobre: