Colin Farrell, seductor y bromista en Madrid: 'Rodar con muchísimo frío y aprender otro idioma te ayuda a interpretar'

El actor irlandés ha presentado en nuestro país su nueva película, 'Camino a la libertad', junto al director Peter Weir y sus compañeros de reparto Ed Harris, Saoirse Ronan y Jim Sturgess

Con su eterna imagen de 'chico malo' de la que ha hecho su gran atractivo, Colin Farrell ha pisado España para hablar de su nueva película, Camino a la libertad. El actor irlandés ha viajado a Madrid acompañado por el director del filme, Peter Weir, y sus compañeros de reparto Ed Harris, Saoirse Ronan y Jim Sturgess, para hablar de su última aventura cinematográfica basada en la novela de Slavomir Rawicz La increíble caminata (('The Long Walk: The True Story of a Trek to Freedom'), que cuenta la historia de siete prisioneros, atrapados en el reinado de terror de Stalin, que escapan de un gulag soviético en 1940. 


Colin Farrell ha presentado en Madrid la película 'Camino a la libertad', que se estrena en cines el próximo 5 de enero de 2011VER GALERÍA


Juntos han posado para los medios y han ofrecido una rueda de prensa en la que, además de recordar lo duro que fue rodar bajo unas temperaturas hostiles, no ha faltado la ocasión para las bromas. El protagonista de Alejandro Magno rememoró las extremas condiciones meteorológicas del rodaje. "Aunque yo no rodé en el desierto en Marruecos como el resto de mis compañeros, sí pasé mucho frío en Rusia y Bulgaria y eso fue muy desagradable. Pero el contacto con la naturaleza te ayuda a interpretar", explicó Farrell.

Colin también relató cómo se preparó su papel: "Estudié mucho el idioma ruso, por ejemplo escuchando recitales de poesía. El idioma influyó en mi forma de actuar y expresarme, me ayudó a interpretar mi personaje. Aunque cuando dejaba el rodaje siempre me preguntaba si podía haber dado más. El nivel era muy alto, pero debo decir que nunca me he sentido en mejores manos que con Peter. Pone mucha pasión en lo que hace."

El actor aseguró que si hubiese vivido las circunstancias de su personaje, hubiera hecho lo mismo que él: "Valka tenía un deseo muy fuerte de seguir respirando. Sabía que si no escapaba le acabarían matando". Farrell, que en la pantalla debía manejar bien el cuchillo, bromeó con los periodistas diciendo al escuchar el sonido de un teléfono móvil: "Que alguien lo apague o lo voy a acuchillar."


El veterano Ed Harris comparte cartel con Farrell en película, que cuenta la historia de siete prisioneros que escapan de un gulag soviético en 1940VER GALERÍA


Ed Harris también demostró su gran sentido del humor explicando que lo más sufrido del rodaje fue "encontrar a alguien que nos limpiara las heridas causadas por los latigazos que nos daba el director". En un tono más serio, el veterano actor dijo que en el rodaje no hubo lugar para los egos, y que las dificultades que se encontraron en él les ayudaron a interpretar sus personajes. Harris alabó las cualidades de Peter Weir como director: "Lo mejor de trabajar con él es que cuida cada detalle, se fija en cómo llevas el pelo, cómo tienes los botones de la chaqueta, en tu pronunciación, te permite profundizar en tu personaje y saber que presta tanta atención a todo te da mucha seguridad y comodidad."

La nominada al Oscar por Expiación, Saoirse Ronan, comentó que lo más difícil no fue la grabación en sí, sino lo exigente que era la historia. "Nunca había estado en Marruecos o Bulgaria. Aunque las condiciones no fueron fáciles, fue estupendo que estuviéramos todos juntos, y Peter fue un gran líder." La joven dijo que todos se prepararon los diálogos y añadió que "el acento polaco es de los más difíciles que he hecho, porque no lo escuchas todos los días". Como única mujer en este grupo de hombres, Saoirse declaró que "al principio estaba nerviosa de unirse a unos actores que ya llevaban un tiempo trabajando juntos, pero todos me trataron muy bien."


Farrell y Harris han visitado nuestro país acompañados del director del filme, Peter Weir, y los otros miembros del reparto Saoirse Ronan y Jim Sturgess VER GALERÍA

 

Jim Sturgess relató que durante la grabación sufrió una intoxicación con la comida e hipotermia. "Rodar en medio del desierto y en esas condiciones es de las cosas más duras que he hecho en mi vida", dijo el actor. "También tuve hipotermia por el agua tan fría que nos daban y entre toma y toma me tenían que dar con secadores para que dejara de tiritar", añadió. En cuanto al acento que le pone a su personaje, Jim aseguró que "nunca es fácil hacer que no sobresalga por encima del resto de tu interpretación, y en ese sentido me complace que en este caso eso no haya sucedido".

El director Peter Weir confesó que "me interesan las historias que hablan del espíritu humano". En cuanto a lo que cuenta en el filme, explicó que "lo más interesante fue conocer lo que vivieron los supervivientes del gulag, ya que sabíamos mucho de los nazis pero no de este otro lado de la historia". Weir correspondió los halagos de los actores afirmando que "sin buenos músicos, un director de orquesta no puede hacer que suene bien la música" y se mostró desencantado con la situación del cine en la actualidad, en la que predominan las películas sobre superhéroes frente a otras de contenido más adulto. "Soy un lobo solitario, pero no el único. Sobreviviremos", concluyó el realizador.

Más sobre: