Concha Velasco: ‘Ahora soy el timón de la familia. A mis hijos les toca llorar por su padre, yo lo haré en privado’

La actriz sólo ha tenido palabras de cariño hacia su ex marido y padre de sus dos hijos, Paco Marsó, que se encuentra en estado muy crítico tras sufrir un derrame cerebral

El productor teatral Paco Marsó, ex marido de la actriz Concha Velasco, se debate entre la vida y la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Regional Carlos Haya de Málaga tras sufrir un derrame cerebral el pasado viernes, del que ha tenido que ser intervenido en dos ocasiones. Paco Marsó permanece en coma inducido con diagnóstico de muerte cerebral y los familiares han perdido la esperanza y se preparan para el peor de los desenlaces.

Rodeado por el cariño de sus hijos Diana Patricia, que ha hablado en varias ocasiones de la gravedad de su padre, así como de Manuel y Paco, nacidos de su unión con Concha Velasco, Paco Marsó continúa en estado muy crítico a la espera de que la familia tome una decisión. El agravamiento en su estado de salud ha hecho que la propia Concha Velasco haya interrumpido por varios días su obra teatral La vida por delante en el teatro de La Latina de Madrid para viajar a Málaga y acompañar a sus hijos en estos momentos tan delicados. Concha Velasco ha hablado sobre el que fuera su marido durante treinta años a las puertas del hospital: "Paco era un buen padre, muy generoso y muy buena persona. Hay que dejar atrás el pasado. Yo me quedo con el recuerdo del hombre al que amé tanto. El recuerdo de Paco Marsó, mi marido, el padre de mis hijos con el que he hecho mis mejores obras de teatro": Y quiso añadir: "Ahora soy el timón de la familia y tomaré las decisiones oportunas, tal y como me lo han pedido. A mis hijos ahora les toca llorar y yo lo haré en privado", señaló Concha que ha dejado ver que desafortunadamente el fatal desenlace podría ser cuestión de horas.

Después de haber viajado a Málaga para estar al lado de su ex marido y su familia, Concha regresó el miércoles por la tarde a Madrid, acompañada por su hijo Manuel y su nuera Rocío, para continuar con su obra de teatro y a su llegada volvió a hablar del crítico estado en el que se encuentra Paco Marsó: “La decisión la toma Dios y durará el tiempo que tenga que durar. Está muy bien atendido, muy bien cuidado. Los neurólogos y el equipo médico del hospital son estupendos, han hecho todo lo posible y lo siguen haciendo, porque le cuidan y atienden, y será lo que Dios quiera”.

Más sobre: