Carolina Cerezuela, un mes después de ser madre: 'Carlos es un padrazo. Nunca imaginé que podría ser tan feliz'

La actriz, muy recuperada tras dar a luz a su primera hija Carla, amadrinó la nueva tienda de la marca de ropa infantil Tuc Tuc en Madrid

Apenas un mes después de convertirse en madre por primera vez, Carolina Cerezuela reapareció en público tras dejar a su hija durante unas horas con su padre. La actriz fue elegida para ejercer de madrina de la nueva tienda de la firma para niños Tuc Tuc en Madrid, una ocasión en la que demostró lo recuperada que está tras el parto y la emoción que la embarga cada vez que se acuerda de su pequeña. “Es lo más bonito que me ha pasado en la vida, nunca imaginé que podía ser tan feliz. Antes de tener a Carla me imaginaba cómo sería mi vida siendo madre, me imaginaba paseando con mi niña, saliendo de compras con el cochecito y dándole el biberón en casa y ahora veo que todo es como lo había soñado o mejor”.

Esta alegría que ella siente ahora que tiene a la niña en casa es comparable a la del tenista Carlos Moyá que, según ella, la cuida a la perfección. “Carlos es un padrazo, no es que me ayude si no que él lo hace todo. Está totalmente volcado con la niña. Se maneja muy bien, no se queda en casa esperando que yo vuelva”. De momento el tema de la boda de la pareja se ha quedado un poco aparcado, aunque Carolina no lo descarta por completo. “Eso ni lo pienso, algún día igual formalizo la situación pero boda con vestido largo y todo eso, por ahora no”.

Carla, fruto de su relación con Carlos Moyá, vino al mundo el pasado 18 de agosto en Mallorca, tierra natal del deportista. Desde el primer momento “enamoró” a sus padres que a las puertas de la clínica aseguraron que era “muy buena” y que se parecía “a su padre”.

Más sobre: